Inicio Etiquetas Devocionales Carlos Rey

Etiqueta: Devocionales Carlos Rey

SOY UNA MUJER CASADA SIN HIJOS

»El dolor que usted está sintiendo es evidente en su mensaje. Lamentamos que hasta ahora no haya podido realizar su sueño. Tristemente, hay millones de familias que sienten ese mismo vacío.

Carlos Rey – CINCO MIL MUERTOS PIDEN VENGANZA

Durante siete años prosperó el negocio. Sus dueños multiplicaron sus ganancias. Tenían una funeraria en Pasadena, California, en la que vendían servicios de honras fúnebres. Embalsamaban muertos. Incineraban muertos. Enterraban muertos. Y transportaban muertos a otras ciudades. Pero lamentablemente también profanaban a los muertos.

ANTONIO STRADIVARI: 1704 – Mensajes a la Conciencia

Era una noche de invierno del año 1820 en la ciudad de Londres. Un hombre mal vestido, evidentemente pobre, entró temblando de frío en una tienda que compraba y vendía violines. Debajo del brazo llevaba un bulto. El dueño de la tienda, Arthur Betts, le preguntó: —¿En qué puedo servirle, señor? —Me estoy muriendo de hambre —le contestó el hombre—. ¿Cuánto me ofrece por este viejo violín? Betts tenía ya varios violines viejos, pero por ayudar al hombre hambriento pagó por el violín una guinea, que era una antigua moneda inglesa equivalente a veintiún chelines, es decir, poco más que una libra esterlina. El hombre tomó la moneda de oro y se perdió en las sombras de la noche.

Consejeria Cristiana – TRES MANDAMIENTOS QUEBRANTADOS

«[Ocurrió] en mi trabajo, que es en una cafetería.... Estaba yo sola atendiendo a las personas cuando llegaron dos jóvenes a comprar y, por un descuido, uno de ellos olvidó su cartera.... Yo vi que la cartera estaba ahí. Rápido la agarré y la puse debajo de la mesa.... »Luego ellos andaban buscando la cartera, pero yo les dije que no: ahí no la habían dejado.... Sé que lo que hice está mal. Me arrepiento en gran manera... No pude vencer la tentación.»

Carlos Rey – CORAZONES ENFERMOS

En Valparaíso, república de Chile, un hombre de apenas veintiocho años de edad, debido al rechazo de parte de la mujer a la que amaba, decidió quitarse la vida. El hecho no hubiera sido notable de no haber sido por una oferta que hizo el hombre. «Quiero que mi muerte no sea en vano —anunció—. Quiero dar mi corazón a una enferma que lo necesite.»