Inicio Etiquetas Devocionales Cristianos para Jovenes

Etiqueta: Devocionales Cristianos para Jovenes

Devocional Diario – Poder para perseverar

La golfista profesional Paula Creamer había trabajado todo el año para ganarse un puesto como jugadora titular en el Campeonato ADT del 2008, el último torneo del año de la temporada de la LPGA (Asociación de Golf Profesional para Damas). Sin embargo, cuando comenzó el evento, Paula padecía peritonitis, una dolorosa inflamación de la pared abdominal. Durante los cuatro días del torneo, tuvo dolores constantes y no podía comer. Incluso pasó una noche en el hospital debido a su condición. Aun así, perseveró hasta el final y, asombrosamente, terminó en tercer lugar. Su determinación hizo que ganara muchos nuevos admiradores.

Devocionales Cristianos – Dejemos que Dios Nos Dirija

Era invierno, la región estaba cubierta por una densa niebla. El avión no podía aterrizar en el aeropuerto de la pequeña ciudad, pues dicho aeropuerto no estaba equipado para aterrizajes sin visibilidad; por eso fue desviado hacia la metrópoli regional. Allí la niebla era igualmente densa, pero la torre de control tenía los medios técnicos para guiar el avión hasta la pista. Al acercarse, el piloto confió plenamente en las indicaciones del controlador aéreo y se dejó dirigir por las informaciones del sistema de navegación. Finalmente aparecieron las dos hileras de luces anaranjadas y el aterrizaje se hizo suavemente.

Devocionales Cristianos – ¡Salvar o Perecer!

Es el lema de los bomberos de París. Lo llevan bordado en su uniforme. Da testimonio de querer salvar a las personas que están en peligro, aunque sea a costa de su propia vida: 300 bomberos lo ilustraron trágicamente el 11 de septiembre de 2001, en Nueva York.

Devocional Cristiano Diario – Dios Cumple Sus Promesas

La vida de José, uno de los doce hijos de Jacob, empezó con una magnífica promesa. En su juventud, Dios le había revelado que un día alcanzaría una alta posición social. ¿Qué ocurrió después? Al principio, lo opuesto de lo que Dios había prometido. Sus hermanos, celosos de él, lo vendieron como esclavo a Egipto. Allá, por ser fiel a Dios, fue acusado y encarcelado mediante un falso testimonio.