Devocionales – El Violonchelo

En Los Ángeles, un viejo violonchelo se hallaba cerca de un montón de basura. Una enfermera que lo vio lo tomó para evitar que fuera destruido, pensando que quizá un ebanista podría repararlo o hacer un estante con él.

Pero por las noticias se enteró de que muy cerca del lugar donde encontró el instrumento, algunos días antes había sido robado un violonchelo de 320 años de antigüedad, fabricado por el renombrado maestro italiano Stradivarius, y que su precio era de 3 millones de dólares. Es fácil imaginarse el alivio del dueño al recuperar su bien. El ins


Jesús: el buen pastor, la puerta.

En el evangelio de Juan el Señor Jesús dice siete veces de sí mismo: “Yo soy”. Él es el buen pastor, quien al morir en la cruz dio su vida por las ovejas. En relación con la obra cumplida de la salvación, él es la puerta por la que el ser humano debe pasar para ser salvo. Pero esto sólo es posible por medio de la fe en el Señor Jesús como Salvador personal.

Oremos el Salmo 141

“Tengamos en mente cuatro cosas: DIOS OYE LA ORACIÓN, LE PRESTA LA DEBIDA ATENCIÓN, LA RESPONDE Y OTORGA LIBERACIÓN POR MEDIO DE ELLA. Nunca esta demás repertirnos estas cuatro cosas. LA ORACIÓN rompe todas las barreras, corta todas las cadenas, abre todas las prisiones y caminos favorables a los hijos de Dios”.
Edwards M. Bounds.


¡Ni Por Mil Mundos!

“Descanso en Él, habito en Él.Quando estoy en Su presencia yo olvido de mí misma. Y cuando eso acontece yo experimento una vida de compañerismo tan divinamente dulce que no abandonaría este júbilo aun cuando fuese por mil mundos…

¿Que Significa Convertirse a Cristo Jesús Según La Biblia?

“Mas a todos los que lo recibieron, los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:12

Convertirse a Cristo, no es un cambio de religión, el cristianismo no es una religión, es una relación personal con Dios. Lo hemos escuchado muchas veces, pero entonces, ¿qué es convertirse a Cristo?

Hay personas que se convierten por “conveniencia”. Algunos reciben a Cristo por temor, porque escucharon que si no tenemos a Cristo, no nos vamos al cielo; otros, se convierten porque escucharon que Dios tiene muchas promesas para Sus hijos; otros, lo hacen para obtener beneficios de parte de la iglesia, etc. Cualquiera de estas “conversiones”, no responden a una fe verdadera; no existe una