¡Qué amor tan sublime el amor de Dios!

“.DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?” (Mateo 27:46 LBLA) ¡Qué amor tan sublime el amor de Dios! Imagínate estar en un escenario y tener cada uno de los pecados cometidos durante tu vida expuestos al público en un pantalla -tus adicciones secretas, tus motivos egoístas, tus arrebatos de ira, tus actitudes críticas … Leer más