Inicio Etiquetas Meditaciones Biblicas

Etiqueta: Meditaciones Biblicas

Reflexiones Bíblicas Cristianas – Dios dijo eso

Cuando mi nieto Jacob, de 8 años de edad, me visitó en el hospital, diseñó su propia tarjeta para desearme recuperación. Era un papel tieso y blanco, tamaño 81/2 x 11 pulgadas, doblado por la mitad. En el frente escribió: "Espero que pronto te sientas bien." Por dentro, en grandes letras de molde, había este mensaje: Estaré contigo adondequiera que vayas.

Reflexion cristiana para hoy – Una sonrisa es más poderosa que un rictus

Con cada minuto de ira pierde sesenta minutos de alegría. Hay dos cosas que contribuyen a la alegría: lo que podemos hacer con ella y lo que no podemos. Las personas son tan alegres como lo sean en sus mentes. La alegría no se busca, porque nunca se ha perdido. ¡Sea como un caldero a vapor! Aunque esté hasta el cuello en agua caliente, siga cantando.

Reflexiones Cristianas Bíblicas – El Escudo

De todos los imperios de la antiguedad, el mas poderoso y militarmente completo fue el de Roma. Ademas de tener una de las mejores milicias del mundo, tenia algunas armas sorprendentes para su epoca. Hoy es comun ver los tanques que protegen a la infanteria cuando avanzan en una operacion militar. Pero hace 2000 años, no existian. Y la lluvia de flechas que era la antesala de las batallas cuerpo a cuerpo, producian enormes y terribles bajas en cada bando.R
tentacion-biblia-versiculos

Reflexiones de la Biblia: Tentación En los Momentos De Flaqueza

La tentación, casi siempre, no viene en nuestros momentos de firmeza espiritual, pero, por el contrario, cuando nos sentimos más débiles. Cuando alcanzamos el límite de nuestra paciencia, amor, etc., es que somos intentados a abandonar nuestro vivir cristiano. Es preciso que tomemos mucho cuidado con eso. La tentación de Jesus comenzó cuando estaba en ayuno ya hacía cuarenta días. Las personas, normalmente, se ponen más sensibles cuando están viviendo debajo de presión.

En Pos de Una Nueva dimension Espiritual

Dios quiere que nos sentemos a su mesa. Allí recibiremos el pan que necesitamos todos los días para una buena nutrición espiritual El destino de un rey David fue ungido para ser rey cuando Saúl todavía estaba en el reinado. Dios le había dado la oportunidad de matar a Goliat y eso le abrió puertas increíbles. Dios tiene manera y formas de abrir puertas cuando éstas están cerradas. David era un joven muy humilde y permanecía al lado del rey Saúl porque sabía tocar el arpa y cuando lo hacía, los espíritus malos que atormentaban a Saúl se calmaban.En ese tiempo, mientras David hacía su trabajo, conoció a Jonatán el hijo de Saúl. Desde el momento que se vieron se convirtieron en grandes amigos y sellaron un pacto de profunda amistad. Saúl que había sido desechado por Dios estaba peleando en la batalla de Gilboa cuando murió junto a su hijo Jonatán. Para ese entonces Jonatán tenía un hijo de cinco años. Cuando la noticia de la muerte de Saúl y su hijo llegó al palacio, la nodriza que cuidaba al hijo de Jonatán salió corriendo llena de horror y resbaló con el niño en sus brazos. El golpe le afectó al niño sus piernas y tuvo dificultades para caminar. Su nombre era Mefi-boset. Los siervos de Jonatán escondieron al niño ya que temieron por su vida y lo llevaron a una ciudad llamada Lodebar.¡Qué tragedia tan grande para este niño! De ser parte de la familia real, de estar en la opulencia, de tenerlo todo, de nacer en una cuna de oro, de pronto perderlo todo y convertirse en un don nadie y vivir inválido, escondido en otra ciudad para proteger su vida.Lugar de miseria y pobrezaMefi-boset estaría lleno de temores, de preocupación; viviría acomplejado y careciendo de toda bendición, escondido en Lodebar. Al buscar en el original pude descubrir que significa “ciudad sin pan, lugar de miseria, pobreza y limitaciones”. Allí vivía Mefi-boset luego de haber sido el nieto del rey, integrante de la familia real, no tenía nada.De pronto, un día alguien tocó la puerta de su casa.Al abrir la puerta apareció un señor que le dijo: “Vengo de parte del rey David a ver al hijo de Jonatán”. El joven habrá pensado: “Hoy es el día final para mí; ya no podré escapar más”.Pacto de amor y fidelidadEl rey pedía que Mefi-boset, el hijo de Jonatán, se presentara ante su corte. Así obedeció y se presentó ante el rey David, se humilló buscando su misericordia, pero para su sorpresa, David lo miró y le dijo: “No te traje aquí para hacerte mal sino para decirte que por amor a tu padre te devolveré todo lo que era de tu abuelo.No es por amor a ti, porque no te conozco, pero es por amor al pacto que hice con tu papá. Te regreso todo lo que habías perdido. Además le dijo: “Quiero que te mudes al palacio y vengas a vivir conmigo y quiero que te sientes en la mesa a comer conmigo”.Uno de los honores más grandes que podía tener cualquier persona en un reinado era que el rey lo invitara a cenar y se sentara con él a la mesa.La historia de este relato se encuentra en 2ª Samuel 9:5-13.Sombra de lo que está por venir Tú y yo podemos compararnos con este joven. Somos iguales. Cuando estábamos fuera de Cristo vivíamos en “Lodebar”. Sin él estábamos en pecado, llenos de complejos y ansiedades. Fuimos sacados del pecado y el error por uno que pagó el precio, Jesucristo.Lugar de autoridadEl libro a los hebreos dice: “Entrad confiadamente al trono de la gracia”. Todavía hay personas que no tienen la confianza de sentirse parte de ese reino. Se sienten inferiores porque tienen complejo de inferioridad, ya que siempre han vivido en la necesidad de Lodebar. Despójate de todos los temores, de todos los complejos, de todos los traumas del pasado. Jesús te recibe como hijo, te sienta a la mesa y allí serás parte de la familia real.El lugar donde debemos habitarMuchos aún no comprenden en su corazón lo que significa vivir en el palacio. Es salir de la necesidad, la pobreza y la miseria. No estoy hablando solamente del área financiera sino también del área emocional. Esta invitación es un llamado de Dios para que salgas de tus temores, de tus ansiedades, de tus complejos e ingreses al palacio donde él quiere que vivas como hijo del Rey.Sentados a su mesa Dios quiere que nos sentemos a su mesa. Allí recibiremos el pan que necesitamos todos los días para una buena nutrición espiritual.Perfectos por gracia El Señor te dice: “Siéntate a la mesa conmigo”. Lo más terrible que puede suceder en nuestra vida es que el Rey nos invite a vivir en su palacio, en su reino, a comer a su mesa todos los días, que nos prometa devolvernos todo lo que hemos perdido, y que nosotros no respondamos a ese llamado.DESDE EL NACIMIENTO DEL SOL, HASTA SU OCASO, ALABADO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR. SALMOS 113.3 Dios quiere que nos sentemos a su mesa. Allí recibiremos el pan que necesitamos todos los días para una buena nutrición espiritual El destino de un rey David fue ungido para ser rey cuando Saúl todavía estaba en el reinado. Dios le había dado la oportunidad de matar a Goliat y eso le abrió puertas increíbles. Dios tiene manera y formas de abrir puertas cuando éstas están cerradas. David era un joven muy humilde y permanecía al lado del rey Saúl porque sabía tocar el arpa y cuando lo hacía, los espíritus malos que atormentaban a Saúl se calmaban.
>