Inicio Etiquetas Noches de Gloria

Etiqueta: Noches de Gloria

Ministerios Cash Luna – Sedientos por Dios

Las promesas del Señor son maravillosas. Si le temes y buscas serás bendecido y prosperado, todo tu esfuerzo obtendrá fruto. Nuestra alma es como nuestro cuerpo, siente hambre y sed que necesitan ser saciados. El mundo con sus afanes nos desgasta, pero Él ha prometido darnos descanso.

Pastor Cash Luna – Un escudo más poderoso que el oro

Hay cosas más valiosas que el dinero. El apóstol Pedro nos dice que la fe es una de ellas y realmente es más poderosa que todo cuanto puedas tener en este mundo. No hay problema sin solución cuando creemos y confiamos en el Señor. Perder nuestro negocio, casa o trabajo nos hace sentir inseguros, por el contrario, el dinero nos da seguridad porque pensamos que tendremos la capacidad de afrontar cualquier situación. Si tu esposo te dice que lo despidieron, sabrás que tu familia se enfrentará a una seria dificultad, más aún sin ahorros, pero toda incertidumbre se disipa con la fe en Dios. No es bueno casarse por interés pero sí hay que tener la sabiduría de escoger como pareja de vida a alguien responsable y trabajador con quien podamos construir una familia estable.

Fe, más preciosa que el oro – Cash Luna

Hageo 2:6-7 dice: Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Un sello en tu corazón

Tus sentimientos son tesoros que debes guardar y proteger. El Señor obra en la vida de quienes le abren su corazón. Lucas 24:15-21 comparte: Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se...

Cash Luna – Orando por las naciones

Jeremías 29:11 en La Biblia al Día (LBD) a dice: Pues conozco los planes que para ustedes tengo, dice el Señor. Son planes de bien y no de mal, para darles un futuro y esperanza. Dios piensa darnos paz. Él siempre busca nuestro bien. En este pasaje le habla al pueblo de Israel cautivo en Babilonia, ciudad a la que llamaban la gran ramera. O sea que de ella no podía esperarse nada bueno. Recordemos que el pueblo de Dios sufrió domino de varios imperios. Estuvo en Egipto, fue cautivo por Babilonia y cuando Jesús nació estaban bajo el dominio de los romanos. Sin embargo, siempre fue guardado.