Inicio Etiquetas Padre

Etiqueta: Padre

Devocionales Diarios – Alumbrando El Local

Años atrás, cuando Robert Moffat estaba en África, viajó para una localidad bien distante en el interior. Cierto día él llegó junto a un árbol donde había una tabla fijada. En ella estaba escrito que había una escuela cristiana en una aldea prójima. Bastante sorprendido por creer ser el primero hombre blanco en aquella parte de África, se dirigió a la aldea. Aproximándose al local, encontró una pequeña niña de cerca de doce años de edad, a quien dijo: "Vi una tabla en un

Yo el Señor no cambio – Malaquías 3:6

En esta tierra todo está sujeto a constantes cambios. Lo vemos en la naturaleza. En muchos países, ¡cuánta diferencia hay entre la primavera y el verano, entre el otoño y el invierno! En nuestra vida nada es constante. Hemos nacido, crecemos, luego envejecemos... Las fuerzas físicas disminuyen poco a poco hasta el día en que morimos.

CONSEJERIA : NOVIAZGO Y MATRIMONIO

El ser humano por naturaleza es una persona social, por naturaleza quiere decir que fue creado así. Esta necesidad parece ser mas interna que externa. Aunque si es cierto que físicamente el ser humano siente satisfacción con la presencia y el contacto de otra persona, no menos cierto es que su necesidad nace desde su interior, sus sentimientos. El ser humano nace con necesidad de amar a alguien o de dedicar parte de su vida a cuidar a otra u otras personas.

Tempestad – el Devocional Diario

El 31 de diciembre de 1999, después de la tempestad que hizo tantos estragos en Europa entre el 26 y el 28 del mismo mes, un locutor de una emisora radial se expresaba así:«Francia, herida, necesita hacer fiesta».

El Devocional Diario – «El que amas está enfermo»

En Betania había una casa a la que Jesús le gustaba ir con sus discípulos. Allí una mujer llamada Marta le servía, mientras María, su hermana, le escuchaba. Más tarde la prueba tocó a esa familia: Lázaro, el hermano de Marta y María, cayó gravemente enfermo. En seguida sus hermanas enviaron un mensaje a Jesús, diciendo simplemente: "Señor, he aquí el que amas está enfermo" (Juan 11:3). Sólo después de dos días, el Señor se puso en camino, pero cuando llegó, Lázaro había muerto.