Inicio Etiquetas Palabra

Etiqueta: Palabra

Devocional Diario – Él Nos Llama De Amigos

Devocional Diario - Él Nos Llama De Amigos "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando" (Juan15:14). Una señora Cristiana solía visitar una niña ciega. Durante sus visitas, le enseñó a leer la Biblia en su abecedario especial....

Devocional – ¿Dónde Está La Diferencia?

Devocional - ¿Dónde Está La Diferencia? "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 coríntios 5:17). Un hombre ya bien de edad caminaba, por la mañana, a lo largo ...

La Palabra de Dios en el ministerio de aconsejar:

Un método que usa el consejero bíblico es la tarea que regularmente se asigna al aconsejado, que aplica los principios bíblicos que van a gobernar su problema. Una tarea adecuada y bien pensada puede jugar un papel esencial en el proceso de cambio. El escritor cristiano Jay Adams escribió: «Los consejeros bíblicos han descubierto que la tarea que se asigna, es uno de los aspectos más vitales y eficientes que pueden ayudar en el ordenamiento del ministerio de consejos». ¿Por qué la asignación de tareas? Por cierto que no hay un texto que lo pruebe. Por lo tanto, ¿es la asignación de tareas simplemente cuestión de descubrir por casualidad una técnica que ha sido demostrada en forma pragmática? ¿Goza de apoyo bíblico?

El Hijo Pródigo – EXAMEN DE CONCIENCIA

¿Quién no ha metido la pata hasta el fondo alguna vez? Con uno mismo, con sus seres queridos, hasta con Dios… y sin que haya mucha excusa ni explicación. ¿Qué hacer ante ello? Hay mucha gente que “lo soluciona” por su cuenta con Dios. Hay otra mucha que, como insistimos tanto en que Dios nos perdona todo, ha perdido la capacidad de percibir el mal causado… Hay quien lo identifica únicamente con incumplir normas, y quien cree que llamamos pecado a cosas que no lo son.

Devocionales Diarios: El Testigo Sigue La Luz

Cuando yo era adolescente, fui confinado a la cama. De acuerdo a la Medicina, yo moriria. Sin embargo, a lo largo de mi vida, había oído la predicación sobre el nuevo nacimiento. Sabía lo que era la voluntad de Dios en relación con la salvación. Cuando me acerqué al Señor mientras yo estaba en la cama, no tenía ninguna duda de que Él atenderia. En este sentido, no me faltaba entendimiento. Por lo tanto, no dudé ni había incredulidad con respecto a la salvación. He recibido la salvación y sabía que era salvo gracias a Jesus.
>