Inicio Etiquetas Para Matrimonio

Etiqueta: Para Matrimonio

PARA MATRIMONIOS EL AMOR SIEMPRE CREE LO MEJOR

PARA MATRIMONIOS EL AMOR SIEMPRE CREE LO MEJOR todo lo cree, todo lo espera, (1 Corintios 13.7) En los pasillos profundos y privados de tu corazón, hay una habitación. Se llama la “habitación del...

PARA MATRIMONIOS – EL AMOR VERDADERO NO SE IRRITA

EL AMOR VERDADERO NO SE IRRITA Mejor es el lento para la ira que el poderoso y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad. (Proverbios 16:32) El amor es tardo para...

Matrimonios Cristianos – Cincuenta maneras de amar a su pareja

Matrimonios Cristianos - Cincuenta maneras de amar a su pareja 1. Primero ámese cada uno a sí mismo. 2. Empiecen el día abrazándose. 3. Desayunen en la cama. 4. Díganse te amo cada vez que se separen. 5. Elógiense...

Matrimonios Cristianos – ¿Qué enseña la Biblia acerca del matrimonio?

El matrimonio es una sociedad permanente entre un hombre y una mujer. Está en la Biblia, Mateo 19:5-6, “. el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”.

Matrimonios Cristianos – ¿Es Permitido el Divorcio para los Creyentes?

Pregunta: Hoy en día el tema del divorcio es muy común. Lo más alarmante es que está sucediendo en parejas cristianas. ¿Cómo podemos aconsejar bíblicamente acerca del divorcio? Respuesta : ¿Es el divorcio legítimo para los cristianos? Las opiniones al respecto varían, los mismos creyentes están divididos en cuanto a este asunto. En Mateo 5:31-32 y 19:9 Jesús parece justificarlo en ciertos casos. Pablo también ofrece esa opción en 1 Corintios 7:12-16.

Matrimonios Cristianos – No Asumas !

Asumir en el Matrimonio puede ser una práctica que genera muchos problemas. No asumas, asegúrate, con la actitud correcta! Asumir es una práctica lamentablemente muy común entre los Matrimonios. Muchas veces asumimos que nuestro cónyuge está molesto(a) con nosotros por alguna señal que interpretamos incorrectamente. Esa mala interpretación puede producir un malestar en nosotros mismos, que a su vez transmitimos al cónyuge. Entonces rápidamente podemos pasar de estar bien, a estar enojados y sin saber realmente porque!