Inicio Etiquetas Por el hermano pablo

Etiqueta: por el hermano pablo

JUVENTUD, DIVINO TESORO – Por el Hermano Pablo

JUVENTUD, DIVINO TESORO por el Hermano Pablo El muchacho casi no podía hablar. Tenía la mandíbula dislocada, un brazo quebrado y la lengua casi partida en dos. En esa condición llamó a una casa, y como...

Un Mensaje a la Conciencia – DIEZ PLAGAS MODERNAS

Un Mensaje a la Conciencia - DIEZ PLAGAS MODERNAS por el Hermano Pablo Al principio sólo era una nubecita sobre el horizonte, nada amenazador. Pero la nube fue creciendo, y pronto cubrió medio cielo. Eran millones...

Mensajes a la Conciencia – Por el Hermano Pablo

Mensajes a la Conciencia «DE TODOS MODOS, ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!» por el Hermano Pablo José Canepa miró la fecha en el calendario: 7 de diciembre, día de su cumpleaños. Pero no toda ocasión de cumpleaños trae felicidad. Canepa sonrió y se encaminó al baño. Quiso encender un cigarrillo, pero había una fuga de gas en el baño, y hubo una explosión que lo dejó con quemaduras graves.

La Rueda Loca – Por el Hermano Pablo

El circo daba su función en Buenos Aires, Argentina. Estaba repleto de gente que, entusiasmada, esperaba cada actuación con gritos y aplausos. Los payasos hacían desternillarse de risa a chicos y a grandes. Entre ellos se destacaba Peporrete, que con sus saltos y piruetas acaparaba la atención de todos.

Por el Hermano Pablo – Cuando El Corazón deja de Latir

CUANDO EL CORAZÓN DEJA DE LATIR por el Hermano Pablo El caso se presentaba muy difícil. Se trataba de una infección de origen desconocido, que oprimía el corazón de la pequeña Allison, de tres años de edad. Los síntomas evidentes eran deshidratación intensa, pulso imperceptible, presión arterial bajísima y fiebre incontrolable. La niñita estaba en condición agónica.

El Hermano Pablo – NADIE PUEDE QUITARNOS LO QUE HEMOS DISFRUTADO

Durante dieciocho meses pasearon por casi todo el mundo. Viajaron en líneas aéreas, barcos de lujo y trenes de primera. Se alojaron en grandes hoteles y compraron de todo en famosas tiendas. Todo esto lo hacían a la moderna, pagando con tarjetas de crédito. Es decir, hasta que regresaron a Nueva York y fueron arrestados. Porque John y Mary Tillotson eran ladrones.