Vídeo de la Predica : Pelea por tu Cosecha – Cash Luna

Pelea por tu cosecha

La Biblia habla más de problemas económicos de lo que pensamos. Abraham, Moisés y Job sufrieron escases; los seguidores de David eran perseguidos por sus acreedores y Caín asesinó a su hermano Abel por envidia de la ofrenda que dio. La Palabra nos demuestra cómo el Señor levanta financieramente a Sus hijos sin necesidad de bancos y bolsa de valores. Si nuestra esperanza estuviera depositada en Él, seríamos prosperados rápidamente. Atrévete a dar grandes pasos de fe hacia la prosperidad.

La batalla por cosechar

Joel 3: 10 dice: Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy.

Debes ser fuerte en el Señor y proclamarlo con seguridad. En ese tiempo, la situación económica era grave. Las plagas habían acabado con todos los cultivos. Dios pidió a los sacerdotes y ministros que se vistieran de luto porque había cesado la ofrenda. Eso era vergonzoso pero la promesa fue de restitución. Muchas veces sufrimos vergüenza en medio de una situación económica difícil, los cobradores te llaman, los socios hacen fracasar algún negocio y los clientes se niegan a pagar, sin embargo el Señor ofrece limpiar tu nombre para que recuperes la dignidad.

A pedido de nuestro amigo nicolas coloco el vídeo de la predica de 9 minutos : Pelea por tu cosecha

Predicas Cristianas – UN PROBLEMA SI, DOS NO (Recomendado)

Todos tenemos problemas, Dios permite el primer problema, el segundo problema lo hicimos nosotros. Hay cuatro posibles reacciones frente a los problemas:

1)Auto agresión: Tengo un problema y frente al problema me lastimo; entro en ansiedad, ataque de pánico, me angustio.

2)Es la manera de poner la bronca afuera: Es la opuesta a la primera. No ponemos la bronca en uno, sino en los demás. Es el confrontamiento, la pelea, los insultos.

3) Evadiéndonos: Tengo un problema y me voy. Me molestan en el trabajo y renuncio. Me peleo con mi esposa y me divorcio.


El Hermano Pablo – EL BESO DE LA MUERTE

Era un caso de vida o muerte, y había que actuar rápido. Si no, el pequeño animal moriría. Así que Paul La Fonte, francés de treinta y siete años de edad y amante de los animales, procedió a hacer la resucitación boca a boca.

Pero el animal moribundo no era un cariñoso gatito. Era una pequeña cobra recién traída de la India. Había sido pisada por un automóvil al sacarla de la jaula, y por no dejarla morir, Paul sopló aliento en los pulmones del ofidio.

La solución para el Oriente Próximo -El Devocional Diario

Un misionero que había dado testimonio de Cristo durante años entre los musulmanes de cierto país, cuenta el siguiente suceso: Hace tres meses iba con el hijo de un eminente jeque árabe a una oficina del gobierno de Israel, a fin de pedir para él un permiso de residencia en el país. El pedido fue negado. Entonces me dirigí con el joven a ver al director de la sección para explicarle el caso. Éste preguntó sin rodeos por qué quería quedarse en este país.