Inicio Etiquetas Reflexiones

Etiqueta: Reflexiones

La Confianza en Dios: ¿Dónde has puesto tu confianza?

La Confianza en Dios: ¿Dónde has puesto tu confianza? "¡BENDITO EL HOMBRE QUE CONFIA EN EL SEÑOR, CUYA CONFIANZA ESTÁ PUESTA EN EL SEÑOR!..." (Jeremías 17:7) Para triunfar en cualquier cosa que Dios quiere que hagas, debes aprender a tener confia...

Fructificad y multiplicaos según la Biblia

Fructificad y multiplicaos según la Biblia "LOS BENDIJO DIOS Y LES DIJO: 'FRUCTIFICAD Y MULTIPLICAOS...'" (Génesis 1:28) Lo primero que Dios le dijo al hombre fue: "Fructificad y multiplicaos...". Eso significa: descubrir su propósito para nuestr...

4 Reflexiones después de la prisión del Pastor David Yonggi Cho

4 Reflexiones después de la prisión del Pastor David Yonggi Cho El reverendo David Yonggi Cho, antes conocido como Paul Yonggi Cho, fue condenado por la justicia de Corea del Sur por un fraude de 16 millones de dolares en contra de su Iglesia del Ev...

El Crecimiento personal en la Biblia

El Crecimiento personal en la Biblia "ENSANCHA EL SITIO DE TU TIENDA...; NO SEAS APOCADA; ALARGA TUS CUERDAS Y REFUERZA TUS ESTACAS" (Isaías 54:2) Cuando llegan los treinta y cinco años, la mayoría de la gente ha dejado de adquirir nuevas habilid...

¿Cómo Identificar Lo Verdadero Según La Biblia?

¿Cómo Identificar Lo Verdadero En La Palabra de Dios? La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándolos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos ...

Devocional Cristiano Diario – ¿Cuál es mi identidad?

Yo había viajado a Italia para encontrarme con dos jóvenes amigos que recientemente se habían convertido. En la posada donde me alojaba, nos habían pedido que dejásemos los documentos de identidad. Una noche me reuní con mis amigos en el muelle del puerto. Allí, aprovechando el aire fresco, y a la luz de un farol, tuvimos una larga conversación acerca de la Escritura. Pero de repente un vehículo se detuvo delante de nosotros y varios policías nos pidieron nuestros documentos. Confuso, sólo pude presentarles la Biblia. Afortunadamente, mediante esta clase de «documento de identidad», comprendieron que no éramos drogadictos, como lo habían pensado.