Es necesario que usted crezca – Por Kenneth Copeland

¿Alguna vez ha estado en una habitación llena de niños: bebés llorando, pequeños gritando por juguetes y empujándose y quejándose para salirse con la suya? Es algo que podría mantenerlo muy ocupado, ¿no es cierto?

Cuando un grupo de niños espirituales se reúnen, sucede casi de la misma manera. Por supuesto, no hay nada malo en ser un niño espiritual. Todos comenzamos de esa forma. Cuando nacemos en el reino de Dios, somos parecidos a los niños recién nacidos. No somos muy fuertes ni estamos muy desarrollados. Tropezamos cuando


Cómo prosperar de adentro hacia afuera – Por Kenneth Copeland

Cómo prosperar de adentro hacia afuera
por Kenneth Copeland
Lo admitan o no, a una gran cantidad de creyentes se les hace difícil creer —creer de verdad— que puedan prosperar económicamente. Usted les podrá mostrar lo que la palabra de Dios dice, los podrá saturar con las escrituras que demuestran que la voluntad de Dios para ellos es la prosperidad, y ellos van a estar de acuerdo con cada palabra.