Que tu día hoy sea un día de paz. No des fuerzas y muchos menos alimentes al espíritu de discusión en quienes están contigo. ¿Por qué no aprovechas en orar con aquellos que tienen puntos en desacuerdo contigo? No debes olvidar que Dios recompensa y honra a los que hacen la paz.

Un principio Bíblico: Lo que no alimentas, termina muriendo.

Romanos 12:18 “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.”