No permitas que la gente te mueva de lo que Dios te envío a realizar en tu vida. No te llenes de cosas para hacer para llenar las expectativas de los otros.

No te sientas comprometido con relaciones que te llevan para abajo y te desaniman. No olvides que todo guerrero debe transformarse en adorador.

Tener una buena actitud de fe para luchar por tu sueño, te califica para que se haga realidad.

Salmos 144:1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra.” Leer el Salmo completo: https://www.devocionalescristianos.org/biblia/la-biblia/Reina-valera-1960/salmos-144.php