Hoy en día se ha rebajado el evangelio a un evangelio religioso y
un evangelio donde tú eres la parte más importante de tu relación
con Dios. Se exaltan las obras de los hombres y con eso sé
devalúa la obra de Dios.

«Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su
descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por
la justicia de la fe». Romanos 4:13