El Espíritu Santo no solo te hace danzar y hablar en lenguas, también te enseña a callar, pedir perdón y examinar tu corazón.