Eclesiastés 1 - Biblia de nuestro Pueblo

Todo es vanidad

1. Discurso de Qohelet, hijo de David, rey de Jerusalén:

2. ¡Pura ilusión -dice Qohelet-; pura ilusión, todo es una ilusión!

3. Nada hay nuevo bajo el sol ¿Qué provecho saca el hombre de todos los esfuerzos que realiza bajo el sol?

4. Una generación se va, otra generación viene, mientras la tierra siempre permanece.

5. Sale el sol, se pone el sol, corre por llegar a su puesto y de allí vuelve a salir.

6. El viento camina al sur, gira al norte, gira y gira, va dando vueltas y vuelve a girar.

7. Todos los ríos caminan al mar y el mar nunca se llena; cuando llegan al lugar a donde van, desde allí vuelven a caminar.

8. Todas las cosas cansan y nadie es capaz de explicarlo. ¿No se sacian los ojos de ver ni se cansan los oídos de oír?

9. Lo que pasó, eso pasará; lo que se hizo, eso se hará: no hay nada nuevo bajo el sol.

10. Si de algo se dice: Mira, esto es nuevo, eso ya sucedió en otros tiempos mucho antes de nosotros.

11. Nadie se acuerda de los antiguos y lo mismo pasará con los que vengan: no se acordarán de ellos sus sucesores.

La experiencia del Predicador

12. Doble experimento Yo, Qohelet, fui rey de Israel en Jerusalén.

13. Me dediqué a investigar y a explorar con sabiduría todo lo que se hace bajo el cielo. Una dura tarea ha dado Dios a los hombres para que se dediquen a ella.

14. Examiné todas las acciones que se hacen bajo el sol y me di cuenta de que todo es pura ilusión, querer atrapar el viento.

15. Lo torcido no se puede enderezar, lo que falta no se puede calcular.

16. Y me dije a mí mismo: aquí estoy yo, que he acumulado más sabiduría que todos mis predecesores en Jerusalén; mi mente alcanzó sabiduría y mucho saber.

17. Y a fuerza de trabajo comprendí que la sabiduría y el saber son locura y necedad. Y comprendí que también eso es querer atrapar el viento,

18. porque a más sabiduría más molestias, y aumentando el saber se aumenta el sufrir.

>