QUE SU BELLEZA SEA MÁS BIEN LA QUE PROCEDE DE LO ÍNTIMO 1 Pedro...

1 Pedro 3:4 NVI QUE SU BELLEZA SEA MÁS BIEN LA QUE PROCEDE DE LO ÍNTIMO Cuando hablamos de belleza, tenemos que tener la perspectiva correcta: Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos,...

reposo-esperar-biblia-Dios

Reflexiones: El Tiempo de Reposo En La Biblia

Tiempo de reposo según la Palabra de Dios ECHA SOBRE EL SEÑOR TU CARGA (Salmo 55:22) Un caminante con dos mochilas encima iba por una carretera un día caluroso de más de 30ºC. Un camionero lo...
corazon-hielo-biblia

Reflexión: No Seas Tan Duro Contigo Mismo

Reflexión: No seas tan duro contigo mismo YO MISMO NO PRETENDO HABERLO YA ALCANZADO; PERO "OLVIDANDO CIERTAMENTE LO QUE QUEDA ATRÁS Y EXTENDIÉNDOME A LO QUE ESTÁ DELANTE" (Filipenses 3:13) Un niño llegó a casa un...

sangre-jesus-biblia

Ilustraciones Para Predicar: La sangre de Jesús

“LA SANGRE… EXPIACIÓN… POR VUESTRAS ALMAS…” (Levítico 17:11) Ilustraciones Para Predicar: La sangre de Jesús Jeffrey Ebert escribe: “A la edad de cinco años, antes de que existieran los cinturones de seguridad y los airbags...
alimento-de-la-palabra-de-Dios

Reflexión: Alimentarte a Diario Con La Palabra de Dios

“FUERON HALLADAS TUS PALABRAS, Y YO LAS COMÍ…” (Jeremías 15:16) Una mujer compró un loro, se lo llevó a casa y al día siguiente volvió a la tienda de animales diciendo: Este pájaro no habla. Aliméntate...

Nuevos Estudios

Mensajes Cristianos – ¡Regocíjense siempre!

En la carta a los Filipenses, el apóstol Pablo presenta un imperativo al pueblo de Dios: «Regocijaos siempre». Pablo había sido arrestado y enviado a Roma para esperar su juicio. Había pasado días y noches en una prisión oscura y fría, con hambre. Luego había sido encadenado a un soldado romano, circunstancia que garantizaba que Pablo no se escaparía. Sin embargo, en esa circunstancia, en la que no parecía quedar más esperanza que una pronta decapitación, el apóstol todavía se mostraba capaz de reflejar una sonrisa en su rostro y exclamar «¡Regocijaos en el Señor siempre!»