las-profecia-de-Daniel-biblia-versiculos-biblicos-significado
¿Que Visiones Sobre El Futuro Nos Habla El Libro de Daniel Capitulo 7 al 9

¿Qué Visiones Sobre El Futuro Nos Habla El Libro de Daniel Capítulo 7 al 9

 Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin (Daniel 8:19).

Lo que la gente no sabe es que algunas profecías del libro de Daniel sobre el futuro ya se han cumplido, y otras aguardan su pronto cumplimiento.

La última mitad de Daniel está llena de informes de visiones proféticas que le fueron dadas por Dios. La mayoría de ellas se refieren al «tiempo del fin», ya sea describiendo los acontecimientos que tendrán lugar entonces, o la secuencia de acontecimientos que conducen a la conclusión de la historia.

En la profecía del Antiguo Testamento, «toda la tierra» se entiende mejor como «toda la región» que incide y afecta a la vida en Tierra Santa. Así, las profecías de Daniel se centran en los acontecimientos del mundo mediterráneo, incluyendo toda Asia Menor, Mesopotamia y las potencias que, como Grecia y Roma, ejercían el control de la zona.

Muchos tachan los seis últimos capítulos de Daniel de «literatura apocalíptica», lo que significa que las imágenes conllevan un poderoso mensaje espiritual, pero que las verdades que puedan expresar no pueden encontrarse en una interpretación literal. Aunque, está claro que las visiones de Daniel 7:1-28 y Daniel 8:1-27 deben entenderse literalmente, y que los reinos descritos surgieron realmente en los cientos de años que transcurrieron entre la escritura de Daniel y el nacimiento de Cristo.

Por lo tanto, parece que lo mejor es tratar de entender las visiones y sus interpretaciones, literalmente, como representaciones, ciertamente oscuras a veces, de lo que era el futuro cuando Daniel escribió. No es posible entrar en detalles interpretativos en este comentario, pues nos centramos en las implicaciones devocionales del texto bíblico.

No obstante, una lectura casual de estos capítulos muestra que las visiones son paralelas al sueño de Nabucodonosor de una gran imagen que representa los reinos que sucederán al suyo. Incluso un conocimiento casual de la historia deja claro que los imperios medo-persa, griego y romano coinciden en cada detalle con las visiones predictivas que se encuentran en este sorprendente libro profético.

Las Visiones de Daniel En La Biblia

Las visiones de Daniel de cuatro bestias (Daniel 7:1-28) y de un carnero y un macho cabrío (Daniel 8:1-27) representan las futuras potencias mundiales. La gran oración de confesión de Daniel (Daniel 9:1-19) precede a la revelación del calendario de las «setenta semanas» de Dios para la realización de sus propósitos en la tierra (Daniel 9:20-27).

Los imperios medo-persa, griego y romano sucedieron al babilónico, tal como lo previó Daniel. La expresión final del reino romano, destinado a ser abiertamente hostil a Dios y al pueblo de Dios y a ser destruido por la intervención personal del Hijo de Dios, aún no ha surgido (Daniel 9:1-27).

¿Cómo Debemos Comprender El Texto de Daniel Según La Biblia?

«Un rey de rostro severo, un maestro de la intriga» Daniel 8:23-25

Estos tres versículos ilustran tanto la dificultad de interpretar los pasajes proféticos como el cuidado que hay que tener.

Obsérvese que este gobernante surge durante el tiempo del macho cabrío desgreñado de Daniel 8:1-27, y es similar, pero diferente, al rey que surge en el tiempo de la cuarta bestia de Daniel 7:1-28. De hecho, el macho cabrío de Daniel 8:1-27 se corresponde con el leopardo alado de Daniel 7:1-28: Cada uno de ellos representa el reino ganado por Alejandro Magno de Macedonia y a su muerte, dividido entre cuatro de sus generales.

Históricamente, los comentaristas de todas las tendencias identifican al gobernante hostil de Daniel 8:1-27 con Antíoco Epífanes, que intentó erradicar la religión judía, profanó el templo de Jerusalén, masacró a cientos de judíos y cuyos ejércitos fueron finalmente derrotados por los luchadores por la libertad de los macabeos. El propio Antíoco murió de una enfermedad muy parecida al cáncer de estómago, y, por tanto, como dice Daniel, fue «destruido, pero no por el poder humano».

¿Qué hay del rey del Cual Habla Daniel 7:1-28?

Jesús en el Nuevo Testamento habla de él y de sus actividades como algo todavía futuro (cf. Mateo 24:1-51). Surgido de la cuarta bestia -Roma, no Grecia- su hostilidad, sus acciones y su final serán como los de Antíoco. Es la semejanza de los dos gobernantes, lo que hace que Antíoco sea un modelo adecuado de un anticristo que aparecerá cuando la historia llegue a su clímax. Así pues, en las visiones del futuro de Daniel, Antíoco se corresponde con el Anticristo, pero las profecías relativas al Anticristo se cumplieron a lo sumo parcialmente en acontecimientos que tuvieron lugar en Judea y Galilea unos 165 años antes de Cristo. El enfoque principal de las visiones de Daniel sigue siendo el tiempo del fin, un tiempo que está por delante para ti y para mí.

El punto en todo esto es simple. Podemos esperar que las predicciones aún no cumplidas de Daniel se cumplan de la misma manera que lo han hecho las partes cumplidas: literalmente, históricamente, de forma reconocible. De naturaleza apocalíptica o no, las visiones de Daniel se refieren a acontecimientos que realmente tendrán lugar aquí en la tierra. Con todo, aunque esperamos un cumplimiento futuro literal de las palabras de Daniel, nos damos cuenta de que todavía no tenemos las claves necesarias para desvelar cada misterio. Reconoceremos los acontecimientos cuando se produzcan. Muchos detalles permanecerán borrosos hasta ese momento.

Así que, una vez más, nos enfrentamos al hecho de que nuestra Biblia es un Libro verdaderamente fiable, un libro cuyo origen y carácter sobrenaturales pueden demostrarse a todos. Al darnos cuenta de esto, comprendemos lo importante que es para nosotros tratar las Escrituras con respeto, estudiándolas para escuchar su voz, y respondiendo con obediencia al Espíritu que las dio, y que interpreta, la Palabra viva de Dios.

«Setenta ‘sietes’ están decretados para tu pueblo y tu Ciudad Santa» (Daniel 9:20-27)

La profecía de Daniel sobre los «setenta ‘sietes'» es una de las más estudiadas en toda la Escritura. Tomando cada «siete» como un grupo de 7 años, la predicción identifica 490 años, al final de los cuales el programa de las edades de Dios estará completo (Daniel 9:24). La cuenta atrás comenzó con un decreto para reconstruir Jerusalén. Este fue emitido a Esdras por Artajerjes en el 458 a.C. Pero los setenta «sietes» se dividen aún más. Un primer grupo de 7 «sietes» (49 años) nos lleva al 409 a.C., y a la repoblación de Jerusalén bajo Nehemías y Esdras. El siguiente grupo de 62 «sietes» nos lleva al año 26 d.C., que según algunos cálculos marca el bautismo de Jesús, la «unción del Santísimo» (Uno) de Daniel. Otros lo calculan hasta la entrada de Cristo en Jerusalén el Domingo de Ramos.

Solo queda un grupo de años hasta el final. Pese a que, Daniel 9:26 dice que después de los 62, «el Ungido será cortado y no tendrá nada». Claramente, hay una brecha entre el final de los 62 «sietes» y el último grupo de siete años-una brecha que se ha extendido desde el tiempo de Cristo hasta nuestros días.

Muchos estudiosos de la profecía creen que un día se reanudará la cuenta atrás de Dios. Entonces también se cumplirán los últimos siete años de las profecías de Daniel, a los que se refieren la mayoría de las visiones de los últimos tres capítulos, y la historia habrá llegado al fin previsto y predicho por Dios.

No Solo Un Simple «lo siento» (Daniel 9:1-27)

Lo veo todo el tiempo en casa. Nuestra hija pequeña hace algún comentario o se escapa en señal de desobediencia. Cuando termina, le decimos: «Creo que sería bueno que te disculparas». Lo más probable es que saque el labio inferior, susurre un «lo siento» a regañadientes y se dirija a su habitación.

Sospecho que a veces somos un poco como mi hija pequeña cuando se trata de lidiar con nuestros pecados. Nos limitamos a murmurar nuestro «lo siento» a Dios cuando nos damos cuenta de alguna falla, y nos apresuramos a seguir con nuestras vidas. Pero había algo muy diferente en Daniel cuando se acercó humildemente y con el corazón roto al Señor.

Daniel había estado leyendo la profecía de Jeremías de que el exilio de Judá duraría 70 años, y se dio cuenta de que el tiempo se había acabado. Si Darío era realmente un virrey de Ciro, es probable que ese mismo año Ciro hubiera emitido su decreto permitiendo a los judíos regresar y reconstruir su templo (cf. Daniel 9:17).

¿Por qué, entonces, Daniel parecía tan quebrantado mientras oraba?

Sus primeras palabras nos lo indican: Daniel se sintió repentinamente sobrecogido al pensar en el amor del pacto de Dios (Daniel 9:1). Sobre el trasfondo del amor de Dios, Daniel sintió la total depravación de su pueblo. Israel y Judá eran beneficiarios de la gracia de Dios y receptores de sus justas leyes. A pesar de ello, ignoraron sus palabras y dieron la espalda a los profetas que les envió.

Profundamente perturbado, Daniel se identificó con su pueblo y con sus defectos, y como pecador humillado clamó a Dios. Recordó los actos de gracia de Dios (cf. Daniel 9:15), y comprendió lo terrible que era que, a pesar de la bondad del Señor, «hayamos pecado y hecho el mal».

Aunque, la oración de Daniel era algo más que una letanía de fracasos. Era un llamamiento a una gracia aún mayor. Daniel suplicó a Dios que escuchara las oraciones de su pueblo y que, en gracia, restaurara la tierra, la Ciudad Santa y su templo.

Lo que Daniel nos enseña es que en nuestras propias oraciones, de confesión o de petición, no debemos ser como un niño que dice hoscamente: «Lo siento», aunque no esté plenamente convencido de que su culpa sea tan grave. Por el contrario, debemos medir nuestra respuesta a Dios con respecto a su gracia, y profundamente conmovidos por lo poco que nos falta, acudir a Él con verdadera humildad .

Entonces, en su presencia, con la cabeza y el corazón inclinados, podemos, como Daniel, apelar a Dios para obtener una gracia aún mayor, clamando: «No te pedimos nada porque seamos justos, sino por tu gran misericordia.»

La soberbia anula la oración; la verdadera humildad alaba al Señor.

Terminamos con esta frase de Agustín de Hipona: «Fue el orgullo lo que causó la caída de Lucifer y de Adán. Si me preguntaras cuáles son los caminos de Dios, te diría que el primero es la humildad, el segundo es la humildad y el tercero aún será la humildad. No es que no haya otros preceptos que dar sino la humildad, pero si la humildad no precede a todo lo que hacemos, nuestros esfuerzos serán inútiles.»

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí