¿Se Contradice La Biblia al Decir que Isaac era el único hijo de Abraham?

contradicciones-biblicas-isaac-unico-hijo-de-abraham-biblia-versiculos
¿Se Contradice La Biblia al Decir que Isaac era el único hijo de Abraham?

Resolviendo Supuestas Contradicciones Bíblicas: ¿Hay alguna aparente incongruencia entre el libro de Génesis 16 y el libro de Hebreos 11?

Hoy quiero empezar una serie de respuestas a supuestas contradicciones de la Biblia. Las mal llamadas contradicciones, por algunos ateos y personas que no conocen las escrituras, las iré respondiendo semanalmente.

En el universo de la historia Bíblica, a veces surgen aparentes contradicciones que requieren un entendimiento más profundo para revelar la coherencia de las Escrituras. Una de estas contradicciones se encuentra en los versículos de Génesis 16:15 y Hebreos 11:17, aparentemente indicando una discrepancia sobre si Isaac era el único hijo de Abraham. ¿Cómo respondemos estas aparentes discrepancias y entendemos la riqueza de la fe de Abraham?

El libro de Génesis 16:15 nos recuerda que Agar dio a Abraham un hijo, Ismael. Este hecho, en primera instancia, parece contradecir Hebreos 11:17, donde se destaca que Abraham ofreció a su único hijo, Isaac. Pero, al escudriñar las Escrituras con discernimiento, emergen capas más profundas de significado revelador.

La clave para resolver este enigma yace en la comprensión del contexto histórico y las promesas divinas. Abraham, por su impaciencia y desobediencia, engendró a Ismael a través de Agar antes de que Dios cumpliera Su promesa de un hijo con Sarai. Así, aunque Abraham tuvo otros hijos más adelante, la singularidad de Isaac radica en que él es el hijo de la promesa divina, el único a través del cual se realizarían las bendiciones prometidas.

Ahora, en el libro de Hebreos 11:17 destaca el acto supremo de fe de Abraham al ofrecer a Isaac. La palabra griega «monogenes» empleada aquí no solo significa «único», sino también «único en su género». Este matiz es crucial; Isaac no era simplemente uno entre varios, sino el único que cumpliría el propósito específico de ser la descendencia por la cual Dios derramaría Sus bendiciones.

El paralelo con la muerte sacrificial de Jesús se revela cuando entendemos que «monogenes» no solo se traduce como «único», sino también como «unigénito». La semejanza entre la disposición de Abraham a sacrificar a su «único» hijo y el sacrificio de Jesús, el verdadero «unigénito» de Dios, no es accidental.

La aparente contradicción se desvanece cuando apreciamos que el término «único» en Hebreos 11:17 resalta la singularidad de Isaac en el cumplimiento de la promesa divina. Este enfoque no minimiza la existencia de Ismael y otros hijos de Abraham, sino que destaca la singularidad redentora de Isaac, haciendo más impresionante el acto de fe de Abraham.

Para terminar, el aparente dilema entre Génesis 16:15 y Hebreos 11:17 se desentraña cuando entendemos que Isaac es «único en su género». La fe de Abraham, probada al extremo, señala a la realidad más profunda de la redención a través de un descendiente único, anticipando el sacrificio supremo de Jesucristo. La aparente contradicción se convierte así en un testimonio de la coherencia divina a lo largo de la historia de la redención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí