El Devocional Diario – La resurrección triunfante (2)

Varias veces Jesús había dicho a sus discípulos: “Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas… y que sea muerto, y resucite al tercer día” (Lucas 9:22; 18:33). Y eso fue lo que ocurrió. Los discípulos permanecieron escépticos, preguntándose aun lo que quería decir esto, pero los ejemplos no faltaban. Ya en el Antiguo Testamento, unos hombres de Dios –Elías (1 Reyes 17:21-23) y Eliseo (2 Reyes 4:35)– devolvieron la vida a unos muertos. Jesús devolvió la vida ante los ojos de sus discípulos: a la hija de Jairo (Mateo 9:25), al hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:15) y finalmente a Lázaro (Juan 11:44).