Ester 10 - Biblia de nuestro Pueblo

Grandeza de Mardoqueo

1. Epílogo del texto hebreo El rey Asuero impuso un tributo a los habitantes del continente y de las islas.

2. Para sus victorias militares y la narración detallada de la dignidad a que el rey elevó a Mardoqueo, véanse los anales del reino de Media y Persia:

3. El judío Mardoqueo era el virrey de Asuero, el primero entre los judíos, querido de sus muchos compatriotas, preocupado por el bien de su pueblo, promotor de la paz para los suyos. Interpretación del sueño de Mardoqueo Mardoqueo comentó: viene de Dios. Yo recuerdo el sueño que tuve sobre esto, y no ha fallado un detalle: la fuentecilla que se convirtió en río, la luz, el sol, el agua abundante. Ester es el río: el rey la tomó por esposa y la hizo reina. Los dos dragones somos Amán y yo. Las naciones son las que se aliaron para borrar el nombre judío. Nuestra nación, los que gritaban a Dios y se salvaron, es Israel. El Señor salvó a su pueblo, el Señor nos sacó de todos estos males. Dios ha hecho signos y prodigios portentosos, como no ha hecho entre los gentiles. Por eso señaló dos destinos: uno para el pueblo de Dios y otro para los gentiles. Ambos se han cumplido en la hora, el momento y el día determinado en la presencia de Dios y ante todas las naciones. Dios se acordó de su pueblo e hizo justicia a su herencia. Por tanto, el pueblo del Señor celebrará siempre esos días del mes de marzo, el catorce y el quince, como fiesta religiosa, con una asamblea litúrgica y festejos. Epílogo del texto griego El año cuarto del reinado de Tolomeo y Cleopatra, Dositeo, que decía ser sacerdote y levita, y su hijo Tolomeo trajeron la presente carta de los purim. Dijeron que era auténtica, traducida por Lisímaco, hijo de Tolomeo, de la comunidad de Jerusalén.