Zacarías 2 - La Palabra (HispanoAmericana)

Llamamiento a los cautivos

1. (5) Alcé la vista y, al mirar, vi a un hombre que tenía en la mano una cinta para medir.

2. (6) Le pregunté: — ¿A dónde te diriges? Me respondió: — A medir Jerusalén para saber cuál será su anchura y su longitud.

3. (7) Se marchaba ya el ángel que estaba hablando conmigo, cuando otro ángel le salió al encuentro

4. (8) y le dijo: — Anda y di a ese joven: “Jerusalén será una ciudad abierta, habitada por una multitud de personas y animales.

5. (9) Y yo seré para ella —oráculo del Señor— una muralla de fuego alrededor y un motivo de gloria en medio de ella”.

6. (10) ¡Ea, vamos! Escapen del país del norte —oráculo del Señor—. Yo los dispersé —dice el Señor— por los cuatro puntos cardinales;

7. (11) pues bien, ¡arriba, Sión!, trata de ponerte a salvo, tú que habitas en Babilonia.

8. (12) Esto dice el Señor del universo —de quien soy su mensajero autorizado— acerca de las naciones que los despojaron: El que los toca a ustedes, toca a las niñas de mis ojos.

9. (13) Yo castigaré a esas naciones que serán botín de sus esclavos, y así ustedes reconocerán que he sido enviado por el Señor del universo.

10. (14) ¡Grita de alegría, Sión, pues en medio de ti vengo a morar! —oráculo del Señor—.

11. (15) En aquel día se unirán al Señor naciones sin cuento; se convertirán en pueblo mío, yo habitaré en medio de ti y tú reconocerás que es el Señor del universo quien a ti me ha enviado.

12. (16) Judá será la tierra santa, posesión y heredad del Señor que de nuevo elegirá a Jerusalén.

13. (17) Calle, pues, ante el Señor todo viviente porque está decidido a entrar en acción desde su santa morada.