Versículos Bíblicos



Gálatas 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Queridas iglesias de la provincia de Galacia: Los saludo yo, el apóstol Pablo, y también los saludan los hermanos que están conmigo. No fui nombrado ni enviado como apóstol por ningún ser humano, sino por Jesucristo y Dios Padre, quien resucitó a Jesús de la muerte.

2. Queridas iglesias de la provincia de Galacia: Los saludo yo, el apóstol Pablo, y también los saludan los hermanos que están conmigo. No fui nombrado ni enviado como apóstol por ningún ser humano, sino por Jesucristo y Dios Padre, quien resucitó a Jesús de la muerte.

3. Pido a Dios que disfruten siempre del generoso amor y la paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

4. Jesús se ofreció a sí mismo para pagar por nuestros pecados según el deseo de Dios nuestro Padre para rescatarnos de este mundo malo en que vivimos.

5. Que se honre a Dios por toda la eternidad. Así sea.

No hay otro evangelio

6. Me parece increíble que ustedes le estén dando la espalda tan pronto a Dios, quien los llamó a través del generoso amor de Cristo. Se alejaron de Dios y ahora creen en otro mensaje de salvación diferente al que les anunciamos.

7. En realidad no hay otro mensaje de salvación, sino que hay algunos que los están confundiendo. Ellos quieren cambiar las buenas noticias acerca de Cristo.

8. Pero si nosotros o un ángel del cielo les anuncia otro mensaje de salvación diferente al que les anunciamos, ¡que Dios lo condene!

9. Lo dije antes y ahora lo repito: si alguien les anuncia otro mensaje diferente al que ustedes han aceptado, ¡que Dios lo condene!

10. ¿Creen que estoy tratando de quedar bien con la gente o de quedar bien con Dios? Yo sólo quiero la aprobación de Dios, no estoy tratando de quedar bien con la gente. Si quisiera caerles bien, no sería un siervo de Cristo.

El ministerio de Pablo

11. Hermanos, quiero que entiendan que las buenas noticias que yo les enseñé no son un mensaje humano.

12. No recibí este mensaje de los seres humanos ni tampoco ellos me lo enseñaron, lo recibí de Jesucristo.

13. Ustedes han oído cómo era yo cuando pertenecía a la religión judía, que perseguía a la iglesia de Dios y trataba de destruirla.

14. Me estaba convirtiendo en un dirigente de la religión judía y sobresalía más que muchos judíos de mi edad. Me esforzaba más que los demás en cumplir las tradiciones que nos enseñaron nuestros antepasados.

15. Pero a Dios le agradó elegirme antes de mi nacimiento y en su generoso amor me llamó a su servicio.

16. Dios me escogió para anunciar las buenas noticias de su Hijo a los que no son judíos. Por eso Dios mismo me dejó ver a su Hijo y aprender de él. Cuando Dios me llamó, yo no busqué ayuda ni consejos de nadie.

17. Tampoco fui a Jerusalén a ver a los que ya eran apóstoles. Al contrario, me fui inmediatamente a la región de Arabia y luego volví a Damasco.

18. Tres años después, fui a Jerusalén a conocer a Pedro y me quedé allí con él durante quince días.

19. Pero en ese tiempo no conocí a ningún otro apóstol; sólo vi a Santiago, el hermano del Señor.

20. Dios sabe que todo lo que les digo es verdad.

21. Luego fui a las regiones de Siria y Cilicia.

22. Ninguna de las iglesias de la región de Judea que están en Cristo me conocía personalmente.

23. Sólo habían escuchado esto de mí: "El que antes nos perseguía, ahora anuncia la fe que una vez quiso destruir".

24. Ellos daban honra a Dios por mi causa.

>