Joel 2 - Palabra de Dios para Todos

1. »¡Anuncien con trompetas en Sión*! Que suene la alarma en el santo monte de Dios. Que todos los habitantes del país tiemblen de miedo porque ya viene el día del juicio del Señor.

2. Será un día oscuro y deprimente como un día con nubes de tormenta. Como el amanecer se extiende por las montañas, así vendrá un ejército grande y numeroso. Nunca ha existido un ejército como este ni existirá otro igual.

3. »El ejército destruirá la tierra como el fuego que todo lo consume. Antes de que pase, el país se parece al jardín del Edén; pero después de que lo destruyan, parecerá un desierto. Nada escapa a la destrucción.

4. Tienen aspecto de caballos, y corren como caballos de combate.

5. Se mueven haciendo ruido de carros de combate cabalgando sobre los picos de las montañas. Suenan igual al fuego cuando quema el pasto seco, como un ejército numeroso en formación de batalla.

6. Las naciones tiemblan de miedo ante él, todos los rostros palidecen.

7. Corren hacia la batalla, y como soldados, escalan la muralla. Corren para atacar, cada uno en su lugar sin romper la formación.

8. No se atropellan entre sí, cada uno va por su línea. Si alguno resulta herido, los demás siguen su avance.

9. Se lanzan contra la ciudad y trepan por sus murallas. Se meten en las casas por las ventanas, como ladrones.

10. »La tierra tiembla y el cielo se estremece ante ellos. El sol y la luna se oscurecen, y las estrellas pierden su resplandor.

11. El Señor dirige a su ejército dándole órdenes. Su ejército es grandioso y los que cumplen sus órdenes son poderosos. De verdad que el día del Señor será un día terrible. ¿Quién lo podrá soportar?

La misericordia de Jehová

12. »El Señor llama a su pueblo: “Vengan ahora y cambien su vida, y regresen a mí de todo corazón. Háganlo con ayuno, llanto y lamentos.

13. En lugar de rasgarse las vestiduras, rasguen su corazón”. Cambien su vida y vuelvan al Señor su Dios, compasivo y misericordioso, que no se enoja con facilidad, que está lleno de fiel amor y dispuesto a dar indulto.

14. ¿Quién sabe? Tal vez Dios reflexione, cambie su decisión de castigarlos y los bendiga con cereales y vino para que puedan ofrecerle ofrendas.

15. »¡Toquen la trompeta en el monte Sión! Proclamen un ayuno y convoquen al pueblo.

16. Reúnan al pueblo, que se purifique la asamblea. Reúnan a los ancianos; traigan a los niños, incluso a los bebés. Que los recién casados suspendan su luna de miel.

17. Que los sacerdotes, siervos del Señor, lloren entre el patio y el altar diciendo: “Ten compasión de tu pueblo, Señor. No dejes que las naciones se burlen de lo que es tuyo. Que no digan los demás pueblos: ‘¿Dónde está su Dios?’”

18. »Pero el Señor se preocupó mucho por su tierra y salvó a su pueblo.

19. Respondió así el Señor a su pueblo: “Les daré trigo, vino fresco y aceite de oliva hasta que queden satisfechos. No dejaré que pasen vergüenza frente a naciones extranjeras.

20. Y alejaré de ustedes a los que vienen del nortea. A los del norte los alejaré de ustedes, a ellos los echaré a una tierra seca y devastada. Expulsaré a su vanguardia al Mar Muerto y a su retaguardia al mar oriental. Su mal olor y pudrición serán muy fuertes porque el Señor hará grandes cosas”.

21. »Tierra, no tengas miedo. Alégrate y celebra, porque el Señor hará grandes cosas.

22. Animales salvajes, no tengan miedo, porque reverdecerán los pastos del desierto. El árbol dará su fruto, y la higuera y la viña darán su mejor cosecha.

23. »Y ustedes, hijos de Sión, alégrense y hagan fiesta al Señor su Dios, porque como muestra de su generosidad él les mandará a su debido tiempo tanto las lluvias de otoño como las de primavera, así como lo hacía antes.

24. Los lugares donde se trilla* el grano estarán repletos. Habrá tanto vino fresco y aceite de oliva que los barriles se desbordarán.

25. »Yo los compensaré por los años de cosecha que se han comido las langostas, mi gran ejército enviado contra ustedes.

26. Ustedes comerán hasta que queden satisfechos, y alabarán el nombre del Señor su Dios, quien ha hecho maravillas por ustedes. Mi pueblo nunca más pasará vergüenza.

27. Y sabrán que el Señor vive en medio del pueblo de Israel, que yo soy el Señor su Dios, y que no hay otro. Mi pueblo nunca más pasará vergüenza.

Derramamiento del Espíritu de Dios

28. »Después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda la humanidad. Sus hijos e hijas profetizarán, los ancianos tendrán sueños, y los jóvenes tendrán visiones.

29. En esos días también derramaré mi espíritu sobre los siervos y las siervas.

30. Haré grandes señales en el cielo y en la tierra. Habrá sangre, fuego y columnas de humo.

31. El sol se oscurecerá y la luna se convertirá en sangre, antes de que venga ese día grande y terrible del juicio del Señor.

32. Y todo el que confíe en el Señor será salvo. Habrá refugio en el monte Sión y en Jerusalén, como ha dicho el Señor. Entre los sobrevivientes estarán los llamados por el Señor.