Proverbios 1 - Version Moderna (1929)

Motivo de los proverbios

1. PROVERBIOS de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

2. para dar a conocer la sabiduría y la instrucción; para hacer entender las palabras de inteligencia:

3. para que se adquiera instrucción en el buen proceder, en la justicia, en el juicio y en la equidad:

4. para comunicar cordura a los simples, y al joven, ciencia y discreción:

5. oiga también el sabio, para que aumente su caudal, y el entendido, para que adquiera consejos sabios:

6. para hacer entender la parábola y el aforismo, las palabras de los sabios y sus dichos profundos.

7. El temor de Jehová es el principio de la ciencia; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.

Amonestaciones de la Sabiduría

8. ¡Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no deseches la ley de tu madre!

9. porque serán para tu cabeza una guirnalda de gracia, y collares para tu cuello.

10. ¡Hijo mío, si los pecadores quisieren atraerte con halagos, no lo consientas!

11. Si dijeren: Ven tú con nosotros; pongamos asechanzas pana derramar sangre; escondamos lazos, sin motivo, para el inocente;

12. ¡traguémoslos vivos, como el sepulcro, y enteros, como los que descienden al hoyo!

13. hallaremos toda suerte de sustancia preciosa, llenaremos nuestras casas de botín;

14. echa tu suerte en medio de nosotros, tengamos todos una misma bolsa;

15. ¡hijo mío, no vayas en el camino con ellos; aparta tu pie de su sendero!

16. porque sus pies corren hacia el mal, y van presurosos a derramar sangre.

17. Te amonesto; porque en balde se tiende el lazo ante la vista de cualquier ave;

18. y ellos a su misma sangre asechan, y esconden lazos para su propia vida.

19. Asimismo son los caminos de todo aquel que es codicioso de ganancia injusta; la cual quita la vida de sus dueños.

20. La sabiduría, por las afueras de la ciudad, clama a voz en cuello;  por las plazas vocea;

21. clama en las encrucijadas de las calles concurridas; a la entrada de las puertas, y por toda la ciudad profiere sus palabras:

22. ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza? ¿y hasta cuándo se deleitarán los escarnecedores en escarnecer, y los insensatos aborrecerán la ciencia?

23. ¡Volveos a mi reprensión! he aquí que derramaré mi Espíritu sobre vosotros; os daré a conocer mis palabras.

24. Por cuanto yo he llamado, y vosotros habéis rehusado, he extendido mi mano, y no hubo quien hiciera caso,

25. sino que desechasteis todo consejo mío, y no quisisteis mi reprensión,

26. yo también me reiré en vuestra calamidad, me mofaré cuando viniere vuestro espanto.

27. Cuando viniere cual huracán vuestro espanto, y vuestra calamidad, como torbellino, se os echare encima; cuando viniere sobre vosotros la angustia y el aprieto;

28. ¡entonces mis despreciadores clamarán a mí, mas yo no responderé, me buscarán con empeño, pero no me hallará!

29. Por cuanto aborrecieron la ciencia, y no escogieron el temor de Jehová;

30. nada quisieron de mi consejo, y rechazaron con desprecio toda mi reprensión;

31. por tanto comerán del fruto de su mismo camino, y se hartarán de sus propios consejos.

32. Porque la apostasía de los simples los matará, y la prosperidad de los insensatos causará su perdición.

33. Aquel empero que me oyere, habitará seguro, y estará tranquilo, sin temor de mal.