La Necesidad y la Bíblia

La Necesidad, los Cristianos  y la Bíblia "Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan." Mateo 6:32 (NVI) Siempre para estas fiestas, uno saca a ventilar sus necesidades para intentar recib...


2 Reyes 1 - Biblia Septuaginta al Español

Muerte de Ocozías

1. Y rebelóse Moab en Israel, después de morir Acab.

2. Y cayó Ocozías por el enrejado en la terraza de él en Samaria y enfermó. Y envió mensajeros y díjoles: «Id y consultad en el Baal-mosca(a) , dios de Acarón, si he de vivir de esta mi enfermedad».

3. Y un ángel del Señor llamó a Elías, el tesbita, diciendo: «Levantándote ¡acá! al encuentro de los mensajeros de Ocozías, rey de Samaria, y les dirás: ¿Si, por no haber, Dios en Israel, vosotros vais a consultar en el Baal-mosca, dios de Acarón? Y no así;

4. pues esto dice el Señor: «El lecho sobre el cual has subido allí —no bajarás de él, porque de muerte morirás». Y fue Elías, y díjoles:

5. Y volvieron los mensajeros a él, y díjoles: «¿Qué, porqué habéis vuelto?».

6. Y dijéronle: «Un varón subió a nuestro encuentro y díjonos: «Id, volved al rey, al que os ha enviado y decidle: «Esto dice el Señor: «¿Si por no haber Dios en Israel, tú vas para consultar en Baal-mosca, dios de Acarón? No así; el lecho sobre el cual has subido allí —no bajarás de él, porque de muerte morirás». Y los vueltos anunciaron al rey según que les habló Elías(b) .

7. Y díjoles: «¿Cuál el distintivo del varón el que os subió al encuentro y os habló estas palabras».

8. Y dijéronle: «Varón piloso, y de cinturón pelíceo ceñido en torno del lomo de él». Y dijo: «Elías, el tesbita, este es».

9. Y envió a él a un príncipe cincuentenario y los cincuenta hombres de él; y subió a él. Y he aquí Elías sentado estaba sobre la cima del monte. Y habló el príncipe cincuentenario a él y dijo: «Hombre de Dios, el rey te ha llamado: Desciende».

10. Y respondió Elías y dijo al príncipe cincuentenario: «Y si soy hombre de Dios, yo, bajará fuego desde el cielo y te devorará a ti y a los cincuenta tuyos». Y bajó fuego desde el cielo y devoróle, y a los cincuenta de él.

11. Y prosiguió el rey y envió a él a otro príncipe cincuentenario y los cincuenta de él; y ascendió y habló el príncipe cincuentenario a él y dijo: «Hombre de Dios esto dice el rey: «Presto desciende».

12. Y respondió Elías y hablóle y dijo: «Si soy hombre de Dios, yo, bajará fuego desde el cielo y devorará a ti y los cincuenta tuyos». Y bajó fuego desde el cielo y devoróle y a los cincuenta de él.

13. Y prosiguió el rey todavía enviando a un caudillo y los cincuenta de él; y vino el príncipe cincuentenario el tercero y doblóse sobre sus rodillas delante de Elías y rogóle; y le habló y dijo: «Hombre de Dios, encarezca mi alma y el alma de estos siervos tuyos, los cincuenta en tus ojos;

14. he aquí ha bajado fuego desde el cielo y devorado a los dos príncipes cincuentenarios los primeros y a los cincuenta de ellos; y ahora encarezca ya mi alma en tus ojos».

15. Y habló un ángel del Señor a Elías y dijo: «Desciende con él: no temas a la faz de ellos». Y levantóse Elías y bajó con él al rey;

16. y hablóle y dijo Elías: «Esto dice el Señor: «¿Qué, por qué has enviado mensajeros a consultar en el Baal-mosca, dios de Acarón? ¿Por no haber Dios en Israel para consultar en palabra de él? ¿No es así? El lecho sobre el cual has subido, allí no bajarás de él; porque de muerte morirás».

17. Y murió según la palabra del Señor que habló Elías. Y reinó Joram, su hermano, en lugar de él, en año segundo de Joram, hijo de Josafat, rey de Judá; pues no tenía hijo.

18. Y lo demás de las palabras de Ocozías lo que hizo ¿no está, he aquí, esto escrito en libro de palabras de los días, para reyes de Israel? —Y Joram, hijo de Acab, reina sobre Israel en Samaria, años doce, en año décimo octavo de Josafat, rey de Judá; e hizo lo malo a faz del Señor; empero no como sus hermanos, ni como su madre; y quitó las columnas de Baal que hizo su padre, y destrozólas; empero a los pecados de casa de Jeroboam, quien hizo pecar a Israel, adhirió, ni se apartó de ellos. Y enfurecióse con ira el Señor contra la casa de Acab(c) .