Articulos Cristianos – El chismoso aparta a los mejores amigos

El chismoso aparta a los mejores amigos

http://boozers.fortunecity.com/drummonds/503/image16.gif


por Abigail Mirón

Querida Cristina, mi hija en el Señor:

En tu carta me dijiste: «Algunas mujeres en la congregación me cuentan cosas íntimas sobre ciertos miembros de la iglesia. Yo sé que la Biblia condena el chisme. ¿Cómo puedo distinguir si lo que me están contando es información necesaria o simplemente chismesí Y si son chismes, ¿qué hago?»

Lo que expresas en tu carta es un problema bastante común, en forma especial para las esposas de pastores. Te felicito por haberlo discernido tan pronto en tu ministerio. Una de las instrucciones que el apóstol Pablo da a las mujeres es que «ellas deben ser respetables, no chismosas» (1 Timoteo 3:11; Tito 2:3). Como esposa de un líder, debemos dar ejemplo y no ser chismosas. Pero para saber cómo mantener «la palabra siempre con gracia, sazonada con sal» (Colosenses 4:6), hagámonos algunas preguntas.

1. ¿Qué es el chisme? No es fácil contestar esta pregunta y se requiere mucha sabiduría. Yo empleo la siguiente definición: «Es decir algo (aunque ese algo sea verdad) sobre una persona a otra persona que no tiene por qué saberlo». Es más, el chismoso, por regla general, agrega su propio tono al rumor y así cambia los hechos.

2. ¿Cuándo no conviene escuchar a esas personas que están diciendo algo sobre alguien?
Valiéndonos de la definición mencionada, nunca debemos escuchar una queja sobre otro si no estamos en condiciones de producir cierta acción, es decir formar parte de la solución. Cuando una persona viene con un rumor, siempre es bueno tratarla como si a ella no le gustaran los chismes.

3. ¿Cuándo debo escuchar a lo que me están diciendo acerca de otrosí Es preciso que escuchemos siempre y cuando podamos ser parte de la solución dando pasos para resolver el problema, por ejemplo, enviar a la persona a aquel con quien había tenido el problema, ir con la persona a la otra parte, o quizás hacer arreglos para que un anciano de la iglesia vaya con la persona a fin de tratar de resolver la situación.

4. ¿Qué debo hacer con la persona que simplemente quiere hablar sobre otrosí Esto no es algo nuevo. La iglesia del primer siglo sufrió por las mismas tonterías: «…aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran» (1 Timoteo 5:13).
Lo que me ha dado grandes resultados es contestar algo como: «Seguir hablando sobre esto no sería de provecho ni para mí ni para ti porque no es asunto nuestro».

5. Cuando escucho un rumor, ¿qué debo hacer? La mejor forma de detener un rumor es encontrar la fuente, aquel que lo ha originado. Salomón conocía la importancia de dicha fuente: «Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda» (Proverbios 26:20). Sin embargo, a veces la persona que anda en chismes no quiere decir quién comenzó con el chisme; si éste fuera el caso, niégate a escuchar.

Una palabra de advertencia: El proceso de detener un chisme conlleva el peligro de ofender a algunos. Sin embargo, si estamos siguiendo principios bíblicos, la persona ofendida se ofende por su propio pecado y no por el nuestro. Por otro lado, Santiago explica la importancia de que el chismoso se arrepienta: «Si alguno de ustedes se desvía de la verdad y otro lo hacer volver, sepan ustedes que cualquiera que hace volver al pecador de su mal camino, lo salva de la muerte y hace que muchos pecados sean perdonados» (Santiago 5:19).

6. ¿Hay maneras de contrarrestar el chisme? En vez de participar (pasiva o bien activamente) en un rumor, una manera de contrarrestar el chisme es simplemente hablar bien de la persona. El apóstol Pablo exhortó a los creyentes a no decir malas palabras, sino sólo palabras buenas que edificaran a la comunidad y fueran de beneficio a quienes escuchan (Efesios 4:29). En realidad, siempre es una buena idea decir cosas buenas y ciertas sobre las personas de quienes estamos hablando.

7. ¿Por qué las mujeres acuden con chismes especialmente a las esposas de líderesí
Puede ser humillante descubrir por qué la gente viene a nosotras con chismes. Podría ser que otros sepan que a mí me agrada el chisme, que lo escucho con agrado. ¿Quién no quiere alguna vez escuchar algo candente acerca de otro? «Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas» (Proverbios 18:8).

Cuando la gente nos busca con los problemas de otros, podríamos sentirnos importantes y creer ser algo cuando en realidad me engaño y no soy nada (Gálatas 6:2). Desafortunadamente, la posición de liderazgo atrae a personas a quienes les gusta estar con gente importante, sentirse parte de un círculo selecto, y pensar que por ser parte de él, ellos también son importantes.

Para resumir, mi consejo es: tener bien en mente qué es un chisme; no difundir ni escuchar chismes; intentar siempre encontrar la fuente de un rumor y frenarlo; hablar bien de los demás. Y sobre todo, mi querida Cristina, «sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno» (Colosenses 4:6).

Hasta la próxima.

Tu amiga en el Señor,

Abigaíl


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

10 Compartir
Comparte10
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte