Devocional – LA DANZA DEL FUEGO – Por el Hermano Pablo

la_danza_delfuego

 

«LA DANZA DEL FUEGO»
por el Hermano Pablo
Estaban metidos en la danza del fuego, una fantástica y espectacular danza del fuego. Los participantes giraron, se contorsionaron, tomaron absurdas posturas, gritaron y dieron alaridos. Pero no se trataba de la célebre «Danza del fuego» de Manuel de Falla. Ni danzaban al compás de la música de Claudio Debussy o de Georges Bizet.

Esta danza del fuego la bailaron 233 personas en un salón de baile de Beijing, China, un domingo 27 de noviembre. El salón se incendió, no se sabe cómo, y en cuestión de minutos se convirtió en una gran hoguera. Doscientas treinta y tres personas murieron carbonizadas.

La famosa pieza «Danza del fuego», compuesta por el compositor Manuel de Falla, que nació en Cádiz en 1876, es una de las obras clásicas de la literatura pianística española más electrizante que existe. Figura en el repertorio de los mejores concertistas del mundo y, en efecto, es apasionante y sugestiva, siendo «El amor brujo» la mejor danza de su ballet.

En cambio, la danza que bailaron los danzarines de Beijing fue horrible. Las llamas consumidoras que los envolvieron a ellos abrasan la carne, hacen pasto de los vestidos y cabellos, y calcinan los huesos. Es así de horripilante el poder extraordinario del fuego que arde fuera de control.

Hay otros fuegos menos pensados que son destructivos como el fuego de aquella danza. Tenemos, por ejemplo, el fuego de la pasión. Este es el que consume mente y emociones, provocando al hombre a matar a su mujer por haberle ella sido infiel.

El fuego del odio enardece los ánimos de un individuo contra otro, o de una familia en contra de otra, o de un pueblo contra otro, o de una raza en contra de otra. Así ha ocurrido en Ruanda, en Serbia y en Bosnia. Así ha ocurrido en Irlanda del Norte. Y así ha ocurrido en muchos otros países del mundo.

La danza del fuego no se baila sólo en los teatros. También se baila en cada persona dominada por los vicios y las bajas pasiones. El alcohol es fuego que sube al cerebro y quema la razón y la conciencia. La droga es fuego que aniquila la voluntad y destruye la personalidad.

¿Qué podemos hacer para librarnos de estos fuegos destructoresí Cambiarlos por fuegos santos. El amor de Dios es fuego que le da paz al alma. El Espíritu Santo es fuego que quema el pecado y purifica el corazón. Los fuegos de esta vida no tienen que ser odio, rencor y venganza. Pueden ser, más bien, fuegos de amor cristiano. Permitamos que el fuego del poder de Dios arda en nuestro ser. Así nuestra vida reflejará gracia, amor y bondad.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. Sobre el Devocional La Danza del Fuego es tremenda la diferencia entre el fuego del bien y del mal, el fuego del mal Consume, Mata con mucho sufrimiento, el fuego de Dios restaura, da vida, gozo .. vida eterna.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte