¿Tengo Que Dar Mi Dinero A La Iglesia?

¿Tengo que dar mi $ $ $ dinero $ $ $ a la iglesia?

¿Es aceptable lo que estás dando a Diosí Además del medio ciclo (moneda del templo), que cada hombre debía dar según la ley de Moisés, también debía dar la décima parte de sus ingresos. No había exenciones o deducciones. Además claro de los numerosos sacrificios y las ofrendas a los pobres.

En el Nuevo Pacto, sin embargo, el Señor no menciona ninguna cantidad específica que debemos dar. En cambio, desde el momento en que nos convertimos en cristianos, nosotros mismos pertenecemos completamente al Señor. En I Corintios 6:19-20, el apóstol Pablo dice: “Vosotros no sois vuestros, porque habéis sido comprados por precio”. Y Pedro en su primera carta, capítulo 1, versículo 18-19, dice: “Nosotros fuimos redimidos (comprados por precio) no con oro o plata … sino con sangre preciosa, la sangre de Cristo”.

Esto significa que como cristianos pertenecemos completamente al Señor, nuestros cuerpos, mentes, capacidades y lo que venga a nuestras manos. En Hechos 4:32, se dice de los cristianos en Pentecostés que “y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía”, pero muchos vendieron sus posesiones para suplir las necesidades de los demás. Puesto que nuestros cuerpos, mentes, capacidades y posesiones son en realidad todas son de Dios, somos en realidad mayordomos de su gracia para utilizar lo que él nos ha confiado como él quiere.

Es evidente que una parte de lo que nos da debe emplearse en los gastos para nuestro sustento. Jesús dice en Mateo 6: 31-32, que el Señor sabe que tenemos necesidad de alimentos, ropa y otras necesidades de la vida. En I Timoteo 5:8, el apóstol Pablo dice: “Si alguno no provee para los suyos, y en especial su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo”.

Pero aparte de nuestros gastos necesarios para vivir, está la parte del dar a Dios, la cual debe ser invertida en el avance de su reino. Así mismo se debe apoyar el trabajo y el servicio de cada iglesia local.

Pero, ¿cuánto de nuestro tiempo, energías, y posesiones se debe utilizar directamente a la obra del Señor y cuánto para nuestra manutención? Esto se deja a nuestra conciencia y a nuestro mejor juicio, pero en I Corintios capítulo 4, versículo 2 , el apóstol dice: “Se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.” Al final, por lo tanto, Dios juzgará cuan fielmente hemos cumplido nuestra administración, y cuan bien hemos utilizado nuestras habilidades y nuestras posesiones. He conocido a los que, como Israel, dieron el diezmo de sus ingresos para el Señor (y esta bien), pero he conocido a otros que dan la mayor parte, y les da para vivir MUY BIEN con el resto. La decisión es de cada uno, pero hay tres principios que pueden ayudarnos en esta decisión.

En primer lugar, una persona debe dar en proporción a lo que tiene, y también como él planea o propone, en su corazón. En el capítulo 8, versículo 12, de la segunda carta a los Corintios, el apóstol dice que lo que se da “es aceptable según que uno tiene, no según lo que no tiene”, y en el capítulo 9, versículo 7, que cada persona debe dar “según como se había propuesto en su corazón”. Dar lo que uno “tiene”, significa en proporción a sus ingresos. En la parábola de los talentos, no se espera que el hombre de dos talentos lograra tanto como el de cinco talentos. Es perfectamente aceptable también dar en situaciones de emergencia o por un impulso repentino, como el samaritano que ayudó al hombre en el camino, pero el Señor también quiere que demos según lo que hemos propuesto en nuestros corazones, nuestro dar tiene que ser un habito en proporción a la medida con la que nosotros mismos hemos sido bendecidos.

tengo que dar mi dinero a la iglesia.jpg

¿Tengo que dar mi dinero a la Iglesia?

En segundo lugar, el Señor, en Romanos 12:8, nos llama a dar “con generosidad”. Jesús en Lucas 6 enuncia una verdad universal:. “Dar y se os dará; medida buena, apretada, remecida, rebosante se les darán en vuestro regazo Porque con la medida con que medís, os será medido a usted otra vez. “ En Mateo 10:8, dice a sus discípulos: “De gracia recibisteis, dad de gracia.” Dios es, después de todo, el dador de todo lo que somos y tenemos, y es imposible dar más de lo que recibimos. Pero es posible dar siempre más, porque cuanto más damos, más recibimos. Cuando Pedro dijo que los discípulos habían dejado todo para seguirlo, que entonces iban a recibir, Jesús dijo: “No hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos, o tierras, por causa de mí y por causa del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo … con persecuciones, y en el siglo venidero la vida eterna “, Lucas 10:29-30.

En todo su discurso sobre el dar, Jesús está hablando no sólo de dinero, que, aunque importante, es probablemente el dar menos fructífero que podemos realizar. Cuando visitamos a los huérfanos y a las viudas, como dice Santiago, o ministro a los extraños, a los enfermos y a los presos, como Jesús dijo, el tiempo, el cariño, la comprensión y el amor puede ser aún más valiosa que el dinero, cuando tengo tiempo para compartir con otros las verdades que hemos aprendido, este dar es mucho más importante que el dinero.

Por último, hay una condición para que nuestro dar sea aceptable, debe hacerse con alegría. En II Corintios 9:5-7, el apóstol dice que su dar debe ser “una cuestión de generosidad (generosidad espontanea) y no de extorsión”, como si se estuviera retorciendo de dentro para fuera. No deben dar “con tristeza, ni por necesidad (es decir, porque tienen que dar), porque Dios ama al dador alegre”. Dios no quiere un dar que sea forzado. Evidentemente, es más aceptable para Él una pequeña ofrenda hecha con alegría, que una mayor dada a regañadientes.

Pero para darnos nosotros mismos o a nuestras posesiones alegremente siempre se requiere de madurez. Pablo, en el capítulo 9:8, de II Corintios, habla del dar como una gracia. La gracia es una bella virtud que se ha vuelto tan natural y fácil por practicarla. Pablo menciona la generosidad de los macedonios, donde “la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad”, porque ellos nos rogaron “con muchos ruegos respecto de esta gracia, y la participación en el ministerio a los santos “. 3 Cosas que deseo enfatizar: 1. Los hermanos pedían el “privilegio de participar” 2. “dieron de su propia voluntad”.3.”servicio de los santos” Y Pablo envió a Tito a los corintios a “completar esta gracia entre vosotros también.”

Por lo tanto, podemos concluir que, en proporción a todo lo que hemos recibido, la mejor parte de nuestro tiempo, atención, amor y posesiones es la que debemos darla a Dios con alegría, de esta manera será aceptable para Él Señor. Si esa parte en un primer momento es pequeña, con la práctica puede llegar a ser una gracia en la vida.

Querido Hermano, si diezmas gloria a Dios por tu vida y continua haciéndolo, pero debes recordar que en el nuevo pacto es LA MEJOR PARTE DE TODO, así que no te pongas barreras ni limites para dar.Y si no lo haces, bajo la justificativa de que hoy no se diezma, debes recordar que el dar a Dios debe ser un habito constante, siempre con LO MEJOR que tienes y llega a tus manos; Solo espero que tu dar sea mayor de lo que dice una ley que no aplica a nuestro tiempo; “como algunos dicen”.

En conclusión si diezmas sigue los principios arriba escritos, y si no lo haces, sigue los principios de igual forma. Espero haber sido claro para con todos. Ojo: Esta NO ES UNA APOLOGÍA PARA NO “DIEZMAR” O PARA QUE LO HAGAS. Son principios que deberían estar presentes en nuestro dar a Dios.

Mil Bendiciones!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

2 comentarios

  1. Saludos Devocionales Cristianos
    La experiencia de diezmar debe ser algo personal.
    Dios lanza un reto en Malaquias 3-10 cuando dice!! Y probadme en esto a ver si no abro las ventanas de los cielos y derramare sobre vosotros bendiciones hasta que sobre abunde.

    Cuando yo diezme por primera vez senti una alegria inmensa en mi corazon de llevar esos 800 pesos a mi Iglesia. No quise ir a casa despues del trabajo, sino primero a la casa de Dios. Al hacerlo tuve que entregar el dinero al Pastor. La Iglesia estaba cerrada. Este me dijo!! hermano mio, Dios te bendecira. Hoy has hecho dos cosas que a Dios le agradan. El venir aqui en vez de a tu casa primero es una primicia para Dios. Y luego traer parte del sacrificio hecho por ti en cuanto a trabajo humano. Dios se sacrifico por ti y por mi completamente dando su vida por todos nosotros.

    Cuando llegue a casa encontre lo siguiente. Mi madre habia estado toda la tarde en casa esperando mi regreso pues una cosa extrana ella sintio por querer verme y compartir algo conmigo ese dia. Al llegar mi esposa solo me indico que mi madre queria verme. Y al esperar y esperar y yo no llegar me dejo los 1000 pesos que ella habia sentido como cosa extrana queria darme.

    Solo dije, senor gracias pues no sabia que esta semilla germinaria tan rapido y un poco mas grande. pero el hecho de recibir aquello no era tan maravilloso como la primicia que Dios quiso darme al llegar a casa ya bendecido por el, por saber solamente que yo estaba en proceso de obediencia a su palabra.

    Cada vez que llevo algo a mi casa que es mi Iglesia es un privilegio que Dios me da de compartir con el todo lo que el me ha estado dando desde que naci hasta la fecha
    Gloria al senor

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

171 Compartir
Comparte162
WhatsApp
Tweet
+18
Pin1
Email