2 Crónicas 1 - Palabra de Dios para Todos

Salomón pide sabiduría

1. Salomón hijo de David consolidó su reino, pues el Señor estaba con él e hizo que su poder aumentara enormemente.

2. Salomón habló con todo Israel, o sea, con los jefes de mil y de cien soldados, con los líderes y con los jefes de Israel, es decir, los jefes de las familias paternas.

3. Entonces Salomón y todo Israel se dirigieron al santuario que estaba en Gabaón, porque allí estaba la carpa del encuentro* con Dios, la cual Moisés, siervo de Dios, había construido en el desierto.

4. David había llevado el cofre* de Dios desde Quiriat Yearín hasta una carpa que había armado en Jerusalén.

5. Sin embargo, como el altar de bronce que hizo Bezalel, hijo de Uri y nieto de Jur, estaba en Gabaón, frente a la Carpa Sagrada* del Señor, Salomón y los israelitas fueron allí para consultarlo.

6. Allí Salomón subió hasta el altar de bronce que estaba en la carpa del encuentro con Dios delante del Señor y ofreció mil sacrificios que deben quemarse completamente.

7. Aquella noche Dios se le apareció a Salomón y le dijo: —Pídeme lo que quieras, que yo te lo daré.

8. Salomón le respondió: —Tú trataste con fiel amor a mi papá David y a mí me hiciste rey en su lugar.

9. Entonces ahora, Señor Dios, cumple la promesa que le hiciste a mi papá David porque tú me hiciste rey sobre una nación tan numerosa como el polvo de la tierra.

10. Dame ahora la sabiduría y el conocimiento necesarios para gobernar a este pueblo porque, ¿Quién será capaz de gobernar a este pueblo tuyo tan grande?

11. Entonces Dios le dijo a Salomón: —Ya que ese ha sido tu deseo y no pediste ser rico ni famoso ni que matara a tus enemigos ni que te concediera una larga vida, sino sabiduría y conocimiento para gobernar a mi pueblo, de quien te hice rey,

12. te voy a dar, junto con la sabiduría y el conocimiento, también la riqueza y el honor como ningún rey ha tenido jamás y ninguno tendrá después de ti.

13. Después de esto, desde la carpa del encuentro que estaba en el santuario que quedaba en Gabaón, Salomón bajó de regreso a Jerusalén y comenzó a reinar sobre Israel.

Salomón comercia en caballos y en carros

14. Salomón reunió gran número de carros de combate y caballos. Tenía mil cuatrocientos carros y doce mil jinetes. Salomón construyó cuarteles de estacionamiento para los carros y también mantuvo algunos en Jerusalén.

15. El rey hizo que la plata y el oro fueran tan comunes en Jerusalén como la piedra, y que la madera de cedro fuera tan común como las higueras que crecen en la llanura.

16. Los caballos de Salomón se importaban de Egipto y de Coa. Los comerciantes de la corte los compraban en Coa.

17. Ellos importaban un carro de Egipto a un costo de seiscientas monedasa de plata y un caballo a ciento cincuenta, para luego vendérselos a todos los reyes hititas y sirios.

>