Versículos Bíblicos



Filemón 1 - Palabra de Dios para Todos

Salutación

1. Estimado Filemón, compañero de trabajo: Te saludamos yo, Pablo, prisionero por la causa de Jesucristo, y nuestro hermano Timoteo.

2. También les escribimos a nuestra hermana Apia, y a nuestro compañero Arquipo en la lucha por la fe, y a la iglesia que se reúne en tu casa.

3. Que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo estén con ustedes.

4. Siempre doy gracias a mi Dios al recordarte en mis oraciones,

5. porque he escuchado del amor que tienes por todo el pueblo santo de Dios y también de la fe que tienes en nuestro Señor Jesucristo.

6. Pido a Dios que la fe que compartes con nosotros te haga entender todas las bendiciones que Cristo nos ha dado.

7. Estoy muy contento y alegre porque con tu amor, hermano, has animado al pueblo de Dios.

Pablo intercede por Onésimo

8. Así que aunque siendo tu hermano en Cristo puedo atreverme a decirte qué hacer,

9. prefiero suplicártelo en nombre del amor. Yo, Pablo, ya viejo y ahora prisionero por la causa de Jesucristo,

10. te pido un favor para Onésimo, quien se ha convertido en un hijo para mí aquí en la prisión.

11. Antes, él no te era útil, pero ahora se ha vuelto muy útil para ti y para mí.

12. Te envío de nuevo a Onésimo aunque eso me parta el alma.

13. Me gustaría que se quedara conmigo para que me ayudara en tu lugar mientras estoy prisionero por haber anunciado las buenas noticias.

14. Pero no quiero hacer nada sin tu permiso, para que no hagas el favor por obligación sino por tu propia voluntad.

15. Tal vez Onésimo fue apartado de ti por un poco tiempo para que pudieras tenerlo de vuelta para siempre.

16. Ya no vuelve como un esclavo, sino como algo más valioso que un esclavo: como un hermano querido. Yo lo aprecio muchísimo, pero tú lo apreciarás aún más, no sólo como ser humano sino también como hermano en el Señor.

17. Si me consideras tu hermano en la fe, entonces recibe a Onésimo de nuevo, como si me recibieras a mí.

18. Si Onésimo te ha tratado mal o si te debe algo, yo lo pagaré.

19. Yo, Pablo, escribo con mi propia mano: estoy dispuesto a pagarte lo que Onésimo te deba, por no decir que me debes tu propia vida en la fe.

20. Entonces, hermano, hazme este favor como seguidor del Señor. Esto me levantaría el ánimo como hermano en Cristo.

21. Te escribo esta carta confiado en que harás lo que te pido y aun más.

22. Prepárame también un lugar dónde quedarme, porque espero que Dios responda a sus oraciones de que yo pueda ir a visitarlos.

Salutaciones y bendición final

23. Saludos de Epafras, un compañero de prisión por la causa de Jesucristo.

24. También te mandan saludos Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis compañeros de trabajo.

25. Que nuestro Señor Jesucristo los bendiga en abundancia.

>