Filemón 1 - Peshita (Nuevo Testamento)

Salutación

1. Pablo, prisionero por causa de Jesucristo, y el hermano Timoteo, a Filemón, amado y colaborador nuestro,

2. y a nuestra amada Apia y a Arquipo, nuestro colaborador, y a la congregación que se encuentra en tu casa:

3. Gracia y paz a ustedes de parte de Dios nuestro Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

4. Gracias doy a mi Dios siempre, y hago mención de tí en mis oraciones

5. desde que me enteré de tu fe y del amor que profesas a nuestro Señor Jesús y a todos los santos.

6. Que la comunión de tu fe fructifique en hechos y en el conocimiento de todas las cosas buenas que hay para ustedes en Jesucristo,

7. porque tenemos gran gozo y ánimo, porque las entrañas de los santos han sido confortadas por tu amor.

Pablo intercede por Onésimo

8. Es por eso que, aunque tengo gran libertad en el Cristo para ordenarte las cosas que son justas,

9. te suplico encarecidamente por amor, (yo Pablo, siendo un anciano como tú sabes, y ahora también prisionero por causa de Jesucristo),

10. te suplico, pues, por mi hijo Onésimo a quien engendré en mis prisiones,

11. quien en otro tiempo no te fue de utilidad, pero ahora nos es muy útil, tanto a tí como a mí, y te lo he enviado.

12. Recíbelo, por tanto, como a mi propio hijo engendrado.

13. Porque yo deseaba haberlo retenido conmigo para que me hubiera servido en lugar de tí en las cadenas por causa del Evangelio,

14. pero no quise hacer nada sin habértelo consultado, para que tu bondad no fuera como por obligación, sino por tu propia voluntad,

15. porque tal vez también por esa razón se apartó por un tiempo, para que lo recibas para siempre,

16. pero ya no como un esclavo, sino como más que un esclavo, como a mi propio hermano amado, especialmente para tí, tanto en la carne como en nuestro Señor.

17. Por lo cual, si me tienes por compañero, recíbelo como a mí mismo,

18. y si te causó alguna pérdida o te debe algo, ponlo a mi cuenta.

19. Yo, Pablo, escribí esto con mis propias manos, yo te lo pagaré (por no decirte que incluso tú mismo te debes a mí).

20. Sí, hermano mío, tenga yo reposo por causa tuya en nuestro Señor; conforta mis entrañas en el Cristo.

21. Te he escrito porque confío en que me obedecerás, sabiendo que harás aún más de lo que te digo.

22. A la vez, prepárame también alojamiento, porque confío en que por sus oraciones les seré concedido.

Salutaciones y bendición final

23. Te saluda Epafras, mi compañero de prisión por causa de Jesucristo,

24. y también mis colaboradores Marcos, Aristarco, Demas y Lucas.

25. Hermanos míos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con su espíritu. Amén.