Home / Reflexiones Cristianas / Reflexiones – CÓMO HABLAR DE LAS DEMÁS PERSONAS

Reflexiones – CÓMO HABLAR DE LAS DEMÁS PERSONAS


CÓMO HABLAR DE LAS DEMÁS PERSONAS


¿Alguna vez ha notado que en la mayoría de los casos la sociedad tiende a pensar lo peor de las personas? Todo lo que tiene que hacer es leer el periódico o mirar la televisión y encontrará innumerables ejemplos de comunicación que presentan lo negativo de cada situación o persona. Como líderes cristianos es a menudo difícil para nosotros no dejarnos llevar por esa manera de pensar, pero quiero animarles a que hagan su mejor esfuerzo para pensar lo mejor de las personas, o no serán mejores que el resto de la sociedad que "dispara primero y pregunta después". A través de años de estudiar liderazgo y trabajar con la gente, he aprendido algo: Nunca puedo predecir cómo va a responder una persona en ciertas situaciones, de modo que es mejor pensar lo mejor de las personas en todo tiempo. Aquí están algunas razones por las cuales trato de pensar así:

 
1) No tengo la habilidad para determinar las razones de las personas. Al principio de mi travesía en el liderazgo traté de determinar las motivaciones de las personas a partir de sus acciones, pero he aprendido que no se puede determinar las motivaciones por las acciones. En otras palabras, usted no puede deducir por qué la gente hace ciertas cosas. De modo que es mejor dar un paso atrás y asumir lo mejor.
 
2) Mientras menos acuso a las personas, menos tengo que pedir disculpas. Por un tiempo, durante mis años jóvenes como líder, sentí que tenía un título universitario en materia de disculpas porque me disculpaba muy a menudo. Ahora que soy un poco más sabio puedo ver que el acusar a las personas no es la mejor ruta. Impide que quiera volver atrás para limpiar lo que hice.
 
3) Usted pierde muy poco si piensa lo mejor de las personas, pero pierde bastante si piensa lo peor de ellas. A nadie le gusta estar alrededor de personas que están constantemente encontrando faltas en los demás. Muchas personas creen que es su don espiritual pero en realidad no hay un don de crítica. Sólo piense en ello, si decidió pensar lo mejor de las personas y ellos se aprovechan de usted, lo peor que podría pasarle es que usted hizo lo que la Biblia enseña hacer. Eso no está tan mal ¿verdad?
 
4) La gente siempre va a sorprenderle. Eso es algo que nunca falla. Cada vez que contrato a alguien, esta persona hace algo que nunca esperaba que hiciera. También cuando espero que la gente haga algo y estoy absolutamente seguro que lo va a hacer, no lo hacen. De manera que he renunciado a tratar de predecir cómo va a responder la gente, o hacer que ellos realicen algo. En realidad, tampoco es mi trabajo hacer eso. Mi rol como líder cristiano es ayudarles a continuar la travesía y estar ahí para apoyarles si caen.
 
Como líderes tenemos un maravilloso privilegio de trabajar junto a las personas. Las personas, a diferencia de los sistemas, tienen un crecimiento ilimitado. Son como una torta instantánea cuyas instrucciones dicen "sólo añada agua". Todo lo que tenemos que añadir en sus vidas es un líder para mostrarles el camino y así puedan alcanzar un potencial ilimitado.



Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Deja un comentario queremos saber tu opinión