Reflexiones Cristianas Dar Una Mano

Reflexiones Cristianas Dar Una Mano



“El Señor me ha premiado conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado” (Salmos 18:20).

Un editorial de cierto diario cuenta que en un Día de Acción de Gracias, una maestra pidió a sus alumnos que dibujasen algo por el cual estuviesen agradecidos. Mientras aguardaba los dibujos ella se quedó pensando sobre cuan poco esos niños de un barrio muy pobre podrían ser gratas.

Sabía que la mayoría dibujaría pavos y otros platos de comida sobre la mesa. Al recibir los hojas de papel con los dibujos, quedó intrigada con el trabajo de un niño llamado Douglas. Su papel contenía apenas una mano infantilmente dibujada. Pero, de quien era la mano. “Yo creo que debe ser la mano de Dios que nos trae comida”, dijo una niño. “La mano de un hacendado”, dijo otro niño, “porque es él que creaba los pavos que son colocados en la mesa”. Finalmente, la maestra se aproxima a la mesa donde Douglas estaba sentado y le pregunta: “De quien es esta mano”? “Es su mano, maestra”, contestó bajito.

Recordó que frecuentemente tomaba Douglas, un niño raquítico y solitario, por la mano y lo llevavadurante los intervalos de las clases. Ella hacía el mismos con otros niños. Quizá no significase mucho para los otros, pero para Douglas significaba todo. Podría pensar en muchas cosas por las cuales estuviese agradecido el Día de Acción de Gracias, pero él era más grato ¡por la mano de su maestra! Quizá podamos aprender de esta historia que la cosa más importante que yo y usted podamos dar a alguien es una mano que les lleve directamente al amor de Cristo.

Cuántas personas conocemos que enfrentan grandes angustias en sus vidas diarias. Algunas por problemas financieros, otras por enfermedades, otras por crisis de relaciones, otras por no encuentran motivos que las alienten a tener esperanzas. ¿Hemos ido a darles una mano?

Cuando nos encontramos con personas que caminan sin rumbo, perdidas en un mundo engañoso y traicionero, cansadas de batir en puertas que permanecieron cerradas, intentando encontrar respuestas para sus incertidumbres, nos hemos mostrado insensibles e indiferentes o ¿ofrecemos la mano para llevar las por el Camino de la vida abundante y eterna?

Muchos regalos ofrecidos a esas personas podrán recibir un “muchas gracias” que podrá ser luego olvidado, pero al ofrecer la mano para llevarlas a la salvación en el Señor Jesús Cristo, habrá un agradecimiento especial que valdrá por toda la eternidad.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. Hay muchos perdidos en el mundo que van sin rumbo fijo sin hallar un camino seguro que los lleve a la felicidad.No pueden encontrarla porque nadie los ditije ,nadie les da la mano para guiarlos.Somos
    responsables de llevarlos donde les espera Jesus el Salvador de nuestras vidas ,quien les dara a ellos tambien la salvacion.Dale tu mano y hablales de lo que Jesus ha
    hecho en tu vida con su sangre preciosa que derramo por toda la
    humanidad en la cruz del calvario.
    Invitalo a que lo acepte en su corazon y pueda ser salvo y recibir la verdadera felicidad que es en Cristo Jesus.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte