John Osteen – Que hacer cuando nada parece dar resultado – Parte 7

JohnOsteen

#6 -SEXTO, EXAMÍNATE E INVESTIGA SI OBEDECES LAS ESCRITURAS QUE TE TRAERÁN LA VICTORIA.

Muchas personas viven vidas mundanas, pasan por alto los mandamientos de Dios. Cuando tratan de apropiarse de las promesas de Dios, fracasan.

Leemos en la Biblia que “Por nada estéis afanoso (ansiosos), sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4,6). “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 5,6-11).

Debes ponerte la armadura de Dios para que la Palabra obre por ti.

“Pero sed hacedores de la palabra y no tanto solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. “Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera el mismo y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacer de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace” (Santiago 1, 22-25).

Tienes que OBEDECER la Palabra de Dios. No te hará ningún bien si no eres hacedor de la Palabra.

Jesús cuenta una historia en Mateo 7, 24-27. “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las ponga por obra, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, y vinieron los ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Perocualquiera que me oye estas palabras y no las ponga por obra, se parecerá al necio, que edificó su casa sobre la arena; y descendió la lluvia, y vinieron los ríos, y soplaron los vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y fue grande su ruina.”

La casa quedó en pie porque ese hombre puso por obra la Palabra.

Cuando el Señor dice, “que la puesta del sol no los sorprenda en su enojo” (Efesios 4,32), ¡tienes que obedecer esa Palabra! Cuando el Señor dice, “antes sed benignos unos con otros” (Efesios 4,32), tienes que obedecer esa Palabra. Cuando el Señor dice “perdona”(Cf. Lucas 6,37), tienes que perdonar.

El Señor nos dice por medio de Santiago, “Someteos pues, a Dios; resistan al diablo, y huirá de vosotros”(Santiago 4,7).

Si estás en una batalla espiritual y necesitas ayuda, debes obedecer a la Escritura y te ayudará. Sométete a Dios. Algunas personas quieren resistir al diablo, pero no se someten primero a Dios. “Sométete a la Palabra de Dios y entonces, resiste al diablo.”

Supongamos que el diablo te susurra “no estás sanado, te vas a morir”. Abre tu Biblia en Éxodo 23,25, y lee en voz alta para que el diablo te oiga, “Mas al Señor vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tu agua; y quitará toda enfermedad de en medio de ti…y completará el número de tus días”. Lee Isaías 53,5: “Por sus llagas fuimos sanados.”

Vuélvete a ese diablo y dile, “te resisto en nombre de Jesús. ¡Déjame!” Tendrá que irse.

#7 -POR ULTIMO, EXAMINA TU VIDA DE ALABANZA PARA VER SI ALABAS AL SEÑOR ANTES DE VER LA RESPUESTA.

¿Estás demostrando tu fe alabando al Señor antes de recibir la respuesta? Leemos en la Palabra de Dios lo siguiente: “Bendeciré al Señor en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca” (Salmo 34,1).

Investiga a ver si estás alabando a Dios como si ya hubieras recibido tu respuesta. Si actuaras, hablaras, alabaras a Dios como si la tuvieras, ¡LA TENDRÁS!

Jesús alabó a Dios porque Lázaro resucitó de entre los muertos, antes que El lo resucitara. Se paró ante la tumba y dijo: “Padre, gracias te doy por haberme oído” (Te doy las gracias porque en lo que a mi se refiere, ya lo resucitaste) (Juan 11:41).

Alguien dijo una vez, “me daría miedo decir eso. ¡Puede que no salga!” ¡Seguro que no sale con la actitud de duda!

Jesús alabó a Dios antes de resucitar a Lázaro. Josué y el pueblo de Israel gritaron a gran voz triunfante antes de que cayera el muro (Cf. Josué 6,5).Abraham alabó a Dios antes de ver a Isaac (Cf. Romanos 4,17).

CONCLUSIÓN

Cuando nada parece dar resultado, revisa tu lista de verificación en busca de conexiones flojas.

1 Examina tu propia vida.

2 Examina tus promesas.

3 Examina tu confesión.

4 Examina el campo donde luchas.

5 Examina la compañía que te rodea y con la que compartes.

6 Examina y verifica si estás obedeciendo las Escrituras que te traerán la victoria.

7 Examina tu vida de alabanza.

Si examinas y verificas esos puntos, encontrarás dónde está la conexión floja. ¡Un ligero ajuste, te pondrá de nuevo en el camino!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

4 Compartir
Comparte4
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte