Un Amor Firme Y Verdadero Según La Biblia

Un Amor Firme Según La Biblia

“TE HARÉ ENTENDER Y TE ENSEÑARÉ EL CAMINO EN QUE DEBES ANDAR” (Salmo 32.8)

Jon Walker escribe: ¿Cómo hay que perdonar cuando se está en una relación destructiva y disfuncional? ¿Deberías quedarte con la persona en caso de que ésta no cambie? Amar a tu enemigo no significa excusar su comportamiento. En una relación destructiva, debemos esforzarnos por resistir el abuso con una respuesta sabia y pacífica. Ésta consiste en establecer límites sanos donde seas menos vulnerable al abuso y, en caso de que Dios te dirija, en romper la relación (es más fácil decirlo que hacerlo cuando el ofensor es el padre o la madre, el cónyuge o un hijo). El acto de perdonar no significa que tú tengas que seguir recibiendo el daño ni que debas quedarte en una relación abusiva. Jesús enseñó que el perdón debe ser inmediato, como Él lo hizo al perdonar a los que lo crucificaban: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

Conforme maduramos, Dios nos enseña a perdonar continuamente, incluso al instante. Pero es un proceso de aprendizaje, así que no te sientas culpable si no puedes hacerlo ahora mismo. Aprópiate de la gracia de Dios y deja que Él te ayude a perdonar. Probablemente necesites algún tiempo para recibir toda Su gracia y ser capaz de hacerlo. Dios sólo necesita un pequeño acto de tu voluntad. El primer paso debe ser dejar que Él ablande tu corazón. Nuestros corazones tienden a endurecerse cuando hemos vivido en relaciones difíciles. Déjame hacer hincapié de nuevo en que ablandar el corazón no quiere decir aceptar el abuso ni quedarse en una situación donde estés siendo, o puedas ser, abusado. Perdonar no es lo mismo que estar de acuerdo con el comportamiento del ofensor. Por consiguiente, busca consejo y habla con Dios. Su promesa es: “Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar” (Salmo 32:8).

Un Amor Firme Y Verdadero Según La Biblia (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

“PERDÓNALES PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN” (Lucas 23:34)

Dice un escritor que el enemigo no es la persona con quien tienes el problema, sino Satanás. La verdadera batalla se libra contra las huestes de maldad (ver Efesios 6:12). Satanás quiere que pienses que estás luchando solo y que actúes como que estuvieras separado de Dios. Pero no es así porque “del Señor es la batalla” (1 Samuel 17:47). Tu situación también le atañe a Él. Entonces, ¿qué tienes que hacer?

1) Ora por tu ofensor.

Los que continuamente hacen daño a los demás actúan así porque están atados a su propio pecado. Aunque eso no debe ser una excusa, al menos te da una pequeña idea de cómo orar por ellos. Dios planeó que las relaciones humanas fueran de provecho, pero éstas se deterioraron por culpa del alcohol, la ira y otras falsificaciones que Satanás utiliza para destruir las relaciones y a la familia. Ora para que el ofensor llegue a ser la persona que Dios creó.

2) Toma una decisión firme y mantente en ella.

Tal vez necesites un grupo de apoyo o un mediador que intervenga en caso de un proceso legal. La luz de Dios penetra la oscuridad más densa con esperanza, restauración y reconciliación y cuando tienes esa luz, puedes sanar más fácilmente. Con todo y eso, necesitarás tomar decisiones firmes, y si fuera necesario, pedir ayuda externa.

3) Pregúntale a Dios: ¿Debo quedarme o debo irme?

Sería ingenuo creer que todo proceso de diálogo con un mediador, llevado a cabo en oración, vaya a cambiar radicalmente las cosas. Algunas personas reaccionan bien ante la confrontación, otras son tocadas por el amor de Dios. Pero muchas otras siguen siendo peligrosas y abusivas, aunque hayan sido perdonadas y se les trate con amor y misericordia. Tal vez tengas que acabar la relación, por difícil que eso parezca. Recuerda que no te corresponde a ti cambiar a nadie y que tampoco habrás fracasado si la persona no cambia aun después de ser confrontada con el amor y la verdad de Dios.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

254 Compartir
Comparte150
WhatsApp
Tweet
+13
Pin101
Email