Mensajes a la conciencia

EL HERMANO PABLO – EL ASESINO SILENCIOSO

EL ASESINO SILENCIOSO La noche estaba fría, como suelen ser las del otoño en Toronto, Canadá. Dentro de la casa el ambiente era grato. Había habido una rica cena, con diez personas alrededor de la mesa familiar. Habían disfrutado juntos de un buen programa de televisión, y ya era hora de ir a la cama. Así que todos —padre, madre y ocho hijos, entre los once y los veinticinco años de edad— se retiraron a dormir. Encendieron el calentador de gas, apagaron las luces, se arrebujaron entre sus cobijas, y se durmieron. Hasta ahí, todo fue normal. Pero jamás volvieron ...

Leer más »

El Hermano Pablo – «¡O ROBO UN BANCO, O ME SUICIDO!»

El Hermano Pablo – «¡O ROBO UN BANCO, O ME SUICIDO!» Serio, callado, con gruesos anteojos oscuros, el hombre se acercó a la ventanilla. Las operaciones del banco transcurrían normalmente. Cuando al hombre le tocó su turno, le pasó una nota al cajero: «Esto es un asalto —decía la nota—. Entrégueme todos los billetes de 10, 20, 50 y 100 que tenga.» El cajero le pasó 980 dólares, que era todo lo que tenía en la caja. El hombre dio media vuelta y luego se detuvo, como confundido. Era ciego, y sin su bastón en la mano no sabía dar ...

Leer más »

MENSAJES CRISTIANOS – LA CODICIA ROMPE EL SACO

MENSAJES DIARIOS – LA CODICIA ROMPE EL SACO Proverbios 21:26 Hay quien todo el día codicia;  Pero el justo da, y no detiene su mano.  Todo era calma y silencio. Algunos perros ladraban, pero casi no se oían sus ladridos por lo distantes que estaban. La luna se había ocultado oportunamente detrás de una densa nube, dejando la casa totalmente a oscuras. Calín, avezado y diestro ladrón de San Borja, distrito de Lima, Perú, abrió la puerta con cuidado y se acercó sigilosamente al dinero. Eran diez millones de soles. Guardó la fuerte suma en una bolsa, y corrió a su ...

Leer más »

MENSAJES BÍBLICOS – ENCERRADO CON TIGRES

MENSAJES CRISTIANOS – ENCERRADO CON TIGRES El muchacho, de veinte años de edad, levantó el auricular del teléfono. No era una llamada inocente que hacía desde su casa. Era una llamada que le hacía a un grupo de periodistas desde una cárcel. «Quiero que me condenen a muerte. No soportaría estar preso toda la vida.» Se trataba de Mark Scott, que había sido condenado a cadena perpetua por homicidio. El sólo pensar en permanecer toda la vida tras las rejas de una cárcel era más de lo que podía soportar. Por eso llamó a los periodistas, y posteriormente se le ...

Leer más »