Yo, Jesús de Nazareth, viendo próxima mi hora y estando en posesión de plenas facultades, para firmar este documento, deseo repartir mis bienes entre las personas más cercanas a Mí.

Mas siendo entregado como cordero, para la salvación de

la humanidad, creo conveniente repartir entre todos.

Y así les dejo:

Todas mis cosas que, desde mi nacimiento, han estado presente en mi vida y la han marcado de un modo significativo:

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí