Home / Articulos Cristianos / 4 Tipos de Oración En La Iglesia Cristiana Primitiva

4 Tipos de Oración En La Iglesia Cristiana Primitiva

Cuatro Ejemplos de Oraciones En la Iglesia Primitiva

Escritura Base: Hechos 12:1-17

Introducción: Un conductor de autobús y un ministro del evangelio hacían fila para entrar al cielo. El conductor del autobús se acercó a la puerta y San Pedro le dijo: “Bienvenido, entiendo que eras conductor de autobús. Ya que estoy a cargo de la vivienda, creo que he encontrado el lugar perfecto para ti. ¿Ves esa mansión en la cima de la colina? Es tuya.

El ministro escuchó todo esto y comenzó a levantar su rostro un poco más alto. Se dijo a sí mismo: “Si un conductor de autobús tiene un lugar así, imagina lo que yo tendré”.

El ministro se acercó a la puerta y san Pedro le dijo: “Bienvenido, entiendo que eras ministro del evangelio. ¿Ves esa choza en el valle?

Apenas habían salido de la boca las palabras cuando el ministro escandalizado dijo: “Yo era ministro, predicaba el evangelio, ayudaba a enseñar a la gente acerca de Dios. ¿Por qué ese conductor de autobús consigue una mansión, y yo una choza?”

Triste San Pedro respondió: “Bueno, parece que cuando predicabas, la gente dormía. Cuando el conductor del autobús conducía, la gente oraba”.

Los religiosos de los días de Jesús eran conocidos por balbucear una y otra vez con el entendimiento muchas palabras que estuvieran involucradas en la oración, pensando que su oración sería más efectiva.

Mateo 6:7

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

Jesús instruyó que la oración debía ser una conversación íntima entre dos partes que se preocupan profundamente la una por la otra. En lo profundo oración es 2 amigos hablando.

mateo-6-7

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:7

Mateo 6:6

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Cuando usted recibe una tarjeta por correo, ¿qué es lo que más le importa? ¿El poema escrito por un profesional, o la nota garabateada a mano en la parte inferior escrita por su amigo?

Para la mayoría de nosotros no es el poema profesional, es la nota escrita a mano en la parte inferior porque es una expresión íntima de alguien que se preocupa por nosotros.

La oración no debe ser una actividad ritualista formal de repetir las mismas palabras una y otra vez sin saber el significado. Debe ser una expresión genuina del alma. Una conversación personal con el Padre celestial.

Mateo 6:6

6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:6

Hechos 2:42

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

Ahora hay momentos en que nosotros como cristianos debemos orar en soledad y como familia, pero de lo que quiero hablarles hoy es de esos momentos en que debemos orar juntos como iglesia. Tal vez es orar aquí o en pequeños grupos.

Veamos cuatro ejemplos de oración en la iglesia primitiva al ver cómo están registrados en el libro de Hechos. En cada caso, veamos qué petición fue hecha a Dios, y cómo específicamente el Señor contestó la oración.

Esperamos que esto nos motive en nuestra vida de oración a una oración más frecuente, más significativa, más intensa como iglesia.

Hechos 2:42

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Hechos 2:42

1) El Primer Ejemplo de Oración que quiero que veamos está registrada en Hechos capítulo uno y capítulo dos.

Después de la ascensión de Jesús les dio instrucciones a los discípulos de ir a Jerusalén y permanecer en la ciudad hasta que reciban el poder del Espíritu Santo.

Lucas 24:49

Voy a enviaros lo que mi Padre ha prometido; pero quedaos en la ciudad hasta que hayáis sido revestidos de poder de lo alto”.

Así que en el capítulo uno de Hechos encontramos a los discípulos en el aposento alto en oración constante orando por el “poder de lo alto” del que Jesús habló. Esta es el ejemplo de oración y encontramos la respuesta en el capítulo dos.

Hechos 2:1-4

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;

y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Hechos 2:1-4

2 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Hechos 2:1-4

Hechos 2:7-8

Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?

Como iglesia necesitamos estar orando para que Dios continúe ungiendo nuestro ministerio con el poder del Espíritu Santo. Lo que ha ocurrido aquí en el último año no puede reducirse a una fórmula humana. Es sólo que Dios ha escogido derramar Su Espíritu Santo sobre nosotros.

2) Existen 2 factores principales para la unción del Espíritu de Dios.

1. Siempre depende de la obediencia a Dios.

1 Samuel 16:14

El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.

Porque anduvo en continua desobediencia al Señor.

Sólo porque Dios bendiga un lugar, un ministro, o una obra por cierto tiempo no significa que siempre lo hará. Cuanto más camina el pueblo de Dios en obediencia, más puede fluir el Espíritu de Dios, por eso es tan importante vivir nuestra fe diariamente.

1 Tesalonicenses 5:19

No apagues el fuego del Espíritu;

1 Tesalonicenses 5:19

No apagues el fuego del Espíritu; 1 Tesalonicenses 5:19

2. Siempre depende de las oraciones del pueblo de Dios.

Pasaron 10 días en una reunión de oración y luego vino el Espíritu Santo el día de Pentecostés. Antes de una cruzada de Billy Graham, el equipo pasa semanas en oración para que Dios bendiga la reunión. Estoy agradecido por todas las personas en esta iglesia que me levantan diariamente en oración. Es bueno saber que cuando me acerco a esta plataforma algunos de ustedes están orando, “Señor úngelo con tu Espíritu Santo para que predique tu Palabra con poder y en verdad”.

Mateo 7:9-11

¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Muchas veces nuestro problema no es que no estemos orando, sino que no le estamos pidiendo a Dios cosas específicas cuando oramos como iglesia.

Ilustración: ¿Has oído hablar de George Mueller? Un día miró por las calles de Bristol, Inglaterra, y vio a cientos de niños sin hogar. Estaba tan conmovido por ellos que decidió que había que hacer algo.

Sólo tenía dos peniques en el bolsillo. Son dos centavos. Pero decidió abrir un orfanato. En 60 años, comenzando con dos peniques, George Mueller se hizo cargo de 10.000 huérfanos. Él miró hacia fuera y vio a los niños sin hogar. Podría haber dicho: “Pero yo no tengo dinero. Pero, no hay manera de cuidarlos, de satisfacer sus necesidades, de comprar la comida.”

En vez de eso, los miró y les dijo: “Por lo tanto, les tenderé la mano y les ayudaré”. Y Dios bendijo sus esfuerzos de una manera poderosa. Contó historias asombrosas de oraciones contestadas.

El mantuvo un registro de sus oraciones, y sus registros de oración llenaron más de 3,000 páginas. Sus notas muestran que más de 30.000 oraciones fueron respondidas.

Una noche no había comida en el orfanato para dar a los niños para el desayuno. Pero a las 3:00 de la mañana un panadero lo llamó y le dijo: “No puedo dormir. Voy a la panadería a hornear pan. ¿Estaría bien que te trajera algo esta mañana?”

Una vez una camioneta de leche para de funcionar frente al orfanato un día que no tenían leche. El camionero entró y dijo: “Esta leche se va a echar a perder. ¿Quieres un poco?” Y su necesidad fue suplida.

Una y otra vez, 30,000 veces en 60 años, Dios respondió a las oraciones de George Mueller

Hechos 4:24

Cuando oyeron esto, alzaron juntos sus voces en oración a Dios.

Hechos 4:24

Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, Hechos 4:24

3) Tendemos a orar más fervientemente cuando nos sentimos amenazados por algún tipo de presión.

Ilustración:

Tres ministros hablaban sobre la oración y de las posiciones apropiadas y efectivas para orar. Mientras hablaban, un reparador de teléfonos estaba trabajando en el sistema telefónico en la misma habitación. Un ministro compartió que sentía clave estaba en las manos. Él siempre mantenía sus manos juntas y las señalaba hacia arriba como una forma de adoración simbólica. El segundo sugería que la verdadera oración se realizaba de rodillas. El tercero sugirió que ambos estaban mal- la única posición que valía la pena orar era estirados en el suelo sobre su cara.

A estas alturas, el hombre del teléfono ya no podía mantenerse al margen de la conversación. Él intervino y dijo: “Descubrí que la oración más poderosa que jamás había hecho era mientras estaba colgado boca abajo de mis talones de un poste de alta tensión, suspendido a cuarenta metros de altura sobre el suelo”.

¿Por qué oró la iglesia primitiva? Uno pensaría que ellos oraron por la eliminación de la persecución, pero no, ellos oraron por la audacia para predicar tu palabra.

Hechos 4:29

Ahora, Señor, considera sus amenazas y permite que tus siervos hablen tu palabra con gran audacia.

Y allí la oración fue respondida.

Hechos 4:29

29 Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, Hechos 4:29

Hechos 4:31

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Una de las cosas por las que necesitamos orar como iglesia es por valor. En algunos países no estamos amenazados con arresto o encarcelamiento. A veces nos amenazan con demandas judiciales y etiquetas políticamente incorrectas. Necesitamos llamar al pecado… pecado. No es por ser tedioso, sino por decir la verdad con amor.

Efesios 6:19

y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,

El mundo tiene mucha influencia sobre la Sociedad Cristiana. En algunos lugares, sobre todo eventos públicos y universidades no se permite mencionar a Dios ni orar. Eso nos parece extraño, pero si no oramos y tenemos cuidado seremos los siguientes.

Necesitamos orar por los Atletas Cristianos, los líderes políticos y los artistas para que hablen valientemente por nuestra fe. Necesitamos orar para que todos ustedes vayan a su mundo y digan la verdad.

Hechos 6:1-6

En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria.

Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.

Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.

Su oración era que Dios bendijera al personal involucrado en el ministerio y en efecto bendijera a la iglesia.

Hechos 6:7

Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

Dios respondió y la iglesia primitiva creció. Debemos orar para que Dios bendiga a nuestros maestros de escuela dominical, diáconos, coros, grupos de alabanza, y a todos los involucrados en el ministerio en la iglesia.

Hechos 12:1-17

En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles.

Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan.

Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura.

Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua.

Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

Pedro es librado de la cárcel

Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel.

Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos.

Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme.

Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión.

Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él.

Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.

Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.

Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode,

la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta.

Y ellos le dijeron: Estás loca. Pero ella aseguraba que así era. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel!

Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos.

Pero él, haciéndoles con la mano señal de que callasen, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Y dijo: Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos. Y salió, y se fue a otro lugar.

4) Debemos orar por los líderes de la iglesia.

Conclusión:

Una noche trabajé duro para ayudar a una madre en la sala de partos; pero a pesar de todo lo que pudimos hacer, ella murió, dejándonos con un bebé prematuro y una hija de dos años llorando. Tendríamos dificultades para mantener vivo al bebé, ya que no teníamos incubadora (no teníamos electricidad para hacer funcionar una incubadora) ni instalaciones especiales de alimentación.

Aunque vivíamos en el ecuador, las noches eran a menudo frías con corrientes de aire traicioneras. Una estudiante de partería fue a por la caja que teníamos para estos bebés y el algodón en el que el bebé estaría envuelto. Otro fue a avivar el fuego y a llenar una bolsa de agua caliente. Ella regresó poco después, angustiada, para decirme que al llenar la botella, había estallado. El caucho perece fácilmente en climas tropicales. “¡Y es nuestra última bolsa de agua caliente!” exclamó.

Como en Occidente no es bueno llorar sobre la leche derramada, por lo que en África Central podría considerarse que no es bueno llorar sobre botellas de agua rotas. No crecen en los árboles, y no hay farmacias en los senderos del bosque.

“Muy bien”, le dije, “Ponga al bebé lo más cerca posible del fuego; duerma entre el bebé y la puerta para mantenerlo libre de corrientes de aire. Tu trabajo es mantener caliente al bebé”.

El siguiente mediodía, como la mayoría de los días, fui a orar con los niños del orfanato que eligieron reunirse conmigo. Les di a los jóvenes varias sugerencias de cosas por las que orar y les hablé del pequeño bebé. Le expliqué nuestro problema de mantener al bebé lo suficientemente caliente, mencionando la bolsa de agua caliente. El bebé podría morir fácilmente si tuviera escalofríos. También les hablé de la hermana de dos años que lloraba porque su madre había muerto.

Durante el tiempo de oración, Ruth, una niña de diez años, oró con la habitual concisión de nuestros niños africanos. “Por favor, Dios,” oró, “envíanos una botella de agua. Mañana no será un buen día, Dios, porque el bebé estará muerto, así que envíalo esta tarde”.

Mientras yo me quedaba boquiabierta ante la audacia de la oración, ella agregó a modo de corolario: “Y mientras lo haces, ¿podrías enviarle una muñeca a la niña para que sepa que la amas de verdad?

Como a menudo con las oraciones de los niños, me pusieron en un aprieto. ¿Podría decir honestamente, “Amén”?

Simplemente no creí que Dios pudiera hacer esto. Oh, sí, sé que Él puede hacer todo. La Biblia lo dice. Pero hay límites, ¿no? La única manera en que Dios podría responder a esta oración en particular sería enviándome un paquete de la patria. Había estado en África durante casi cuatro años en ese momento, y nunca, jamás, había recibido un paquete de mi casa; de todos modos, si alguien me enviaba un paquete, ¿quién pondría una botella de agua caliente? ¡Vivo en el ecuador!

A mitad de la tarde, mientras enseñaba en la escuela de enfermería, me enviaron el mensaje de que había un coche en la puerta de mi casa. Cuando llegué a casa, el coche ya se había ido, pero allí, en el porche, había un gran paquete de veintidós libras. Sentí lágrimas que me pinchaban los ojos. No pude abrir el paquete solo, así que mandé a buscar a los niños del orfanato. Juntos arrancamos el cordel, desatando cuidadosamente cada nudo. Doblamos el papel, teniendo cuidado de no rasgarlo indebidamente. La emoción iba en aumento. Unos treinta o cuarenta pares de ojos estaban enfocados en la gran caja de cartón.

Desde arriba, levanté camisetas de colores brillantes, de punto; los ojos brillaron cuando las saqué. Luego estaban las vendas tejidas para los pacientes de lepra, y los niños parecían un poco aburridos. Luego vino una caja de pasas mixtas y sultanas, que harían un buen lote de panecillos para el fin de semana. Entonces, cuando volví a meter la mano, sentí que el… ¿podría ser? Lo agarré y lo saqué, ¡sí, una botella de agua caliente de goma nueva! Lloré. Yo no le había pedido a Dios que lo enviara; no había creído verdaderamente que Él pudiera hacerlo.

Ruth estaba en la primera fila de los niños. Ella corrió hacia adelante, gritando: “¡Si Dios ha enviado la botella, debe haber enviado también la muñeca!” Buscando hasta el fondo de la caja, sacó la pequeña muñeca bellamente vestida. ¡Sus ojos brillaban! Ella nunca dudo.

Mirándome, me preguntó: “¿Puedo ir contigo, mamá, y darle esta muñeca a esa niña, para que sepa que Jesús la ama de verdad?”

Ese paquete había estado en camino durante cinco meses enteros. Empaquetada por mi antigua clase de escuela dominical, cuyo líder había oído y obedecido la instigación de Dios de enviar una bolsa de agua caliente, incluso al ecuador. Y una de las niñas había puesto una muñeca para un niño africano, cinco meses antes, en respuesta a la oración de una niña de diez años para que la trajera “esa tarde”.

Ilustración:

Tony Campolo, un ministro del evangelio, fue invitado a hablar en una universidad. Se dirigió a la universidad y antes de hablar varios hombres lo llevaron al cuarto de atrás y comenzaron a orar por él, para que Dios usará su mensaje.

Mientras estos hombres oraban, un hombre, de improviso, comenzó a orar: “Y Señor, por Daniel Torres. Señor, Daniel Torres te necesita mucho. Porque vive en esa caravana al final de la calle y está considerando dejar a su esposa y a su familia. Y Señor, si puedes comunicarte con Daniel Torres… eso sería genial.” Y luego continuó con su oración.

Campolo pensó: “Es extraño que ore eso aquí”. Salió y predicó y terminó su mensaje y luego se subió a su auto y se dirigía a casa. Y recogió a un excursionista. Dijo que sabía que no se suponía que recogiera excursionistas, pero pensó, ‘siendo un predicador, cada vez que pueda conseguir una audiencia cautiva, me aprovecharé de la situación para predicar”.

Así que metió a este tipo en el coche y le dijo: “Por cierto, ¿cómo te llamas? Campolo detuvo el coche, le dio la vuelta e inmediatamente se dirigió en la dirección opuesta. El hombre le miró y le dijo:

“¿Qué estás haciendo?” Campolo le dijo:

“Te llevo de vuelta con tu mujer y tu familia, a la que intentas dejar”. ¡El hombre se volvió blanco! No dijo ni una palabra más, se quedó sin palabras y Campolo lo llevó a la caravana de este tipo. Y el tipo dice: “¿Cómo sabes dónde vivo?” Campolo dijo: “Dios me dijo donde vives”. Y me dijo también: “Llevé a este tipo a su casa, a su familia y a su esposa”. ¡Bendito sea el Señor!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte46
WhatsApp
Tweet
+1
Pin13
61 Compartir