2 Pedro 1 - La Biblia del Oso  RV1569

Salutación

1. SIMON Pedro ſieruo y Apoſtol de Ieſus el Chriſto, à loſque aueys alcançado fe igualmente precioſa cõ noſotros en la juſticia de nueſtro Dios y Saluador Ieſus el Chriſto.

2. Gracia y paz hos ſea multiplicada enel conocimiento de Dios y de nueſtro Señor Ieſus:

Partícipes de la naturaleza divina

3. Como todas las coſas que pertenecen à la vida y à la piedad, nos ſon dadas de ſu diuina potencia, por el conocimiento de aq̃l q̃ nos ha llamado por ſu gloria y virtud

4. Por las quales nos ſon dadas precioſas y grandißimas Promeßas: para que por ellas fueßedes hechos participantes de la naturaleza diuina, auiẽdo huydo dela corrupcion que eſtá en el mundo por concupiscencia.

5. Voſotros tambien poniendo toda diligẽcia eneſto miſmo, moſtrad en vueſtra fe, virtud, y en la virtud ſciencia.

6. Y en la ſciencia templança, y en la templança paciencia, y en la paciencia temor de Dios.

7. Y en el temor de Dios amor hermanable, y en el amor hermanable charidad.

8. Porque ſi en voſotros ay eſtas coſas, y abundan, no hos dexaran eſtar ocioſos, ni eſteriles en el conocimiento de nueſtro Señor Ieſus el Chriſto.

9. Empero el que no tiene eſtas coſas, es ciego, y anda tentando el camino con la mano, eſtando oluidado de la purgaciõ de ſus antiguos pecados.

10. Por lo qual hermanos, tanto mas trabajad de hazer [por buenas obras] firme vueſtra vocaciõ y elecion: porque haziendo eſtas coſas, no caereys jamas.

11. Porque deſta manera hos ſera abundãtemente adminiſtrada la entrada enel Reyno eterno de nueſtro Señor y Saluador Ieſus el Chriſto.

12. Por eſto yo no dexaré ſiempre de amoneſtaros deſtas coſas, aunq̃ voſotros las ſepays, y eſteys cõfirmados en la verdad preſente.

13. Porq̃ tengo por juſto (en tãto q̃ eſtoy en eſte tabernaculo) de incitaros con amoneſtacion:

14. Sabiendo q̃ breuemente tengo de dexar eſte mi tabernaculo como nueſtro Señor Ieſus el Chriſto me ha declarado.

15. Tambien yo procuraré ſiempre con diligencia q̃ deſpues de mi fallecimiento voſotros podays tener memoria deſtas coſas.

Testigos presenciales de la gloria de Cristo

16. Porque noſotros no hos auemos dado à conocer la potencia, y la venida de nueſtro Señor Ieſus el Chriſto, ſiguiendo fabulas por arte cõpueſtas, ſino como auiendo cõ nueſtros propios ojos viſto ſu Mageſtad

17. Porque el auia recebido de Dios el Pa dre honrra y gloria, quãdo vna tal boz fue àel embiada de la magnifica gloria: Eſte es el amado Hijo mio, enel qual yo me he agradado.

18. Y noſotros oymos eſta boz embiada del cielo, quando eſtauamos juntamente conel enel monte Sano.

19. Tenemos tãbien la palabra delos Prophetas mas firme: à la qual hazeys bien de eſtar atentos como à vna candela que alũbra en lugar obscuro, haſtaque el dia eſclarezca, y el luzero de la mañana ſalga en vueſtros coraçones.

20. Entendiendo primero eſto, que ninguna Prophecia de la Eſcriptura es de particular interpretaçion.

21. Porq̃ la Prophecia no fue en los tiempos paßados trayda por volũtad humana, mas los ſanos hombres de Dios hablarõ ſiendo inſpirados del Eſpiritu ſano.