Daniel 2 - La Biblia del Oso  RV1569

Daniel interpreta el sueño de Nabucodonosor

1. YEnel ſegũdo año del Reyno de Nabuchodonoſor, ſoñó Nabuchodonoſor ſueños, y ſu eſpiritu ſe quebrantó, y ſu ſueño ſe huyó deel.

2. Y mandó el Rey llamar Magos, Aſtrologos, y Encantadores, y Chaldeos, paraque enſeñaßen àl Rey ſus ſueños: los quales vinieron, y ſe preſentaron delante del Rey.

3. Y el Rey les dixo, He ſoñado vn ſueño, y mi eſpiritu ſe há quebrantado por ſaber el ſueño.

4. Y los Chaldeos hablarõ àl Rey en Syriaco, Rey para ſiempre biue: Di el ſueño à tus ſieruos, y moſtraremos la declaracion.

5. El Rey reſpondió, y dixo à los Chaldeos, El negocio ſe me fue dela memoria: ſino me moſtrays el ſueño y ſu declaracion, ſereys hechos quartos, y vueſtras caſas ſerán pueſtas por muladares.

6. Y ſi moſtrardes el ſueño y ſu declaracion, recibireys demi dones, y mercedes, y grande honrra: por tãto moſtradme el ſueño y ſu declaracion.

7. Reſpondieron la ſegunda vez, y dixeron, Diga el Rey el ſueño à ſus ſieruos, y moſtraremos ſu declaracion.

8. El Rey reſpondió y dixo: Yo conozco ciertamente que voſotros poneys dilaciones, porque veys que el negocio ſeme ha ydo dela memoria.

9. Si no me moſtrays el ſueño, vna ſola ſentencia ſera de voſotros. Ciertamente reſpueſta mẽtiroſa y peruerſa q̃ dezir delante de mi aparejays voſotros, entre tanto que ſe muda el tiempo: portanto dezidme el ſueño paraque yo entiẽda que me podeys moſtrar ſu declaracion.

10. Los Chaldeos reſpondieron delante del Rey, y dixeron, No ay hombre ſobre la tierra que pueda declarár el negocio del Rey: demas deeſto ningun Rey, Principe, ni Señor preguntó coſa ſemejante à ningũ mago, ni aſtrologo, ni Chaldeo.

11. Finalmente el negocio que el Rey demanda, es ſingular, ni ay quien lo pueda declarar delante del Rey, ſaluo los Angeles cuya morada no es con la carne.

12. Por eſto el Rey con yra y con grande enojo mandó, que mataßen à todos los Sabios de Babylonia.

13. Y el mandamiento ſe publicó, y los ſabios eran lleuados à la muerte: y buſcaron à Daniel y à ſus compañeros para matarlos.

14. Entonces Daniel habló auiſada y prudentemente à Arioch Capitan de los de la guarda del Rey, que auia ſalido para matar los ſabios de Babylonia.

15. Habló, y dixo à Arioch Capitan del Rey: Que es la cauſa que eſte mandamiẽto ſe publica de parte del Rey tan apreßuradamente? Entonces Arioch declaró el negocio à Daniel:

16. Y Daniel entró, y pidió àl Rey que le dieße tiempo, y queel moſtraria àl Rey la declaracion.

17. Entonces Daniel ſe fue à ſu caſa. Y declaró el negocio à Ananias, Miſael, y Azarias ſus compañeros.

18. Para demandar miſericordias del Dios del cielo ſobre eſte myſterio, y que Daniel y ſus compañeros no perecießen con los otros ſabios de Babylonia.

19. Entonces el myſterio fue reuelado à Daniel en viſion de noche: por lo qual Daniel ben dixo àl Dios del cielo:

20. Y Daniel habló, y dixo: Sea bendito el nombre de Dios de ſiglo haſta ſiglo: porque ſuya es la ſabiduria y la fortaleza:

21. Y el es elque muda los tiempos, y las opportunidades: quita reyes, y pone reyes: da la ſabiduria à los ſabios, y la ſciẽcia à los entendidos.

22. El reuela lo profundo y lo eſcondido: conoce loque eſtá en tinieblas, y la luz mora conel.

23. Ati, ó Dios de mis padres, confießo, y te alabo, que me diſte ſabiduria y fortaleza: y aora me enſeñaſte loque te pedimos, porque nos enſeñaſte el negocio del Rey.

24. Deſpues deeſto Daniel entró à Arioch àl qual el Rey auia pueſto para matar à los ſabios de Babylonia: fue y dixole anſi: Nó mates los ſabios de Babylonia: meteme delante del Rey que yo moſtraré àl Rey la declaracion.

25. Entonces Arioch metió preſtamente à Daniel delante del Rey, y dixole anſi: Vn varon de los traſportados de Iudá he hallado, el qual declarará àl Rey la interpretacion.

26. Reſpondió el Rey y dixo à Daniel, (àlqual llamauan Balthaſar) Podrás tu hazerme entender el ſueño que vide, y ſu declaracion?

27. Daniel Reſpondió delante del Rey, y dixo, El myſterio que el Rey demanda, ni Sabios, ni Aſtrologos, ni Magos, ni Adiuinos lo pueden enſeñar àl Rey.

28. Mas ay vn Dios en los cielos el qual reuela los myſterios: y el ha hecho ſaber àl Rey Nabuchodonoſor loque ha de acontecer acabo de dias. Tu ſueño y las viſiones de tu cabeça ſobre tu cama es eſto.

29. Tu, ô Rey, en tus cama, tus penſamiẽtos ſubieron por ſaber loque auia de ſer en lo poruenir: y el que reuela los myſterios, te moſtró loque ha de ſer.

30. Y à mi, no por la ſabiduria que en mi ay mas que en todos los biuientes, ha ſido reuelado eſte myſterio, mas paraque yo notifique al Rey la declaracion, y que entendießes los penſamientos de tu coraçon.

31. Tu, ô Rey, vias, y heaqui vna grande y magen. Eſta y magen, que era muy grãde, y cuya gloria era muy ſublime, eſtaua en pie delante de ti, y ſu viſta era terrible.

32. La cabeça deeſta ymagen era de fino oro: ſus pechos y ſus braços, de plata: ſu vientre y ſus muſlos, de metal:

33. Sus piernas, de hierro: ſus pies en parte de hierro, y en parte de barro cozido.

34. Eſtauas mirando, haſta que vna piedra fue cortada no con manos, laqual hirió à la ymagen en ſus pies de hierro y de barro cozido, y los deſmenuzó.

35. Entonces fue tambien deſmenuzado el hierro, el barro cozido, el metal, la plata y el oro: y ſe tornaron como tamo delas eras del verano: y leuãtólos el viento, y nũca mas ſeles halló lugar. Mas la piedra que hirió à la ymagen, fue hecha vn gran monte, que hinchió toda la tierra.

36. Eſte es el ſueño: la declaracion deel diremos tambien en la preſencía del Rey.

37. Tu, ô Rey, eres Rey de Reyes: porque el Dios del cielo te ha dado el reyno, la potencia, y la fortaleza, y la mageſtad.

38. Y todo loque habitan hijos de hombres, beſtias del campo, y aues del cielo, ha entregado en tu mano: y te ha hecho enſeñorear ſobre todo ello. Tu eres aquella cabeça de oro.

39. Y deſpues de ti ſe leuantará otro reyno menor que tu: Y otro tercero reyno de metal, el qual ſe enſeñoreará de toda la tierra.

40. Y el Reyno quarto ſerá fuerte como hierro: y como el hierro deſmenuza, y doma todas las coſas, y como el hierro q̃ quebranta todas eſtas coſas, deſmenuzará y quebrantará.

41. Y loque viſte los pies y los dedos en parte de barro cozido de ollero, y en parte de hierro, el reyno ſerá diuiſo, y aurá enel algo de fortaleza de hierro de la manera que viſte el hierro mezclado con el tieſto de barro.

42. Y los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cozido, en parte el reyno ſerá fuerte, y en parte ſerá fragil.

43. Quanto à loque viſte el hierro mezclado con tieſto de barro, mezclarſehán con ſimiente humana, mas no ſe pegarán el vno conel otro, como el hierro no ſe mezcla conel tieſto.

44. Mas en los dias deeſtos Reyes el Dios del cielo leuantará vn Reyno que eternalmente noſe corromperá: y eſte Reyno no ſerá dexado à otro pueblo: elqual deſmenuzará, y conſumirá todos eſtos Reynos, y el permanecerá para ſiempre.

45. De la manera que viſte que del monte fue cortada vna piedra, que no con manos deſmenuzó àl hierro, àl metal, àl tieſto, àla plata, y àl oro, el Dios grãde moſtró àl Rey loque ha de acontecer en lo por venir. Y el ſueño es verdadero, y fiel ſu declaracion.

46. Entonces el Rey Nabuchodonoſor cayó ſobre ſu roſtro, y humillóſe à Daniel: y mandó que le ſacrificaßen Preſentes y perfumes.

47. El Rey habló à Daniel, y dixo. Ciertamente q̃ el Dios vueſtro es Dios de dioſes, y el Señor de los reyes, y el deſcubridor de los myſterios, pues podiſte reuelar eſte myſterio.

48. Entonces el Rey magnificó à Daniel, y le dió muchos y grandes dones: y puſolo por gouernador de toda la prouĩcia de Babylonia: y por principe de los gouernadores ſobre todos los ſabios de Babylonia.

49. Y Daniel demandó del Rey, y el puſo ſobre los negocios de la prouincia de Babylonia à Sidrach, Miſach, y Abdenago: y Daniel à la puerta del Rey.