Inicio Etiquetas El Justo

Etiqueta: El Justo

Cristiano Sé Como La Palmera

Cristiano Sé Como La Palmera "EL JUSTO FLORECERÁ COMO LA PALMERA..." (Salmo 92:12) Si necesitas ánimo hoy, observa de nuevo la palmera. Puedes cortarla pero no puedes matarla. Las sustancias nutritivas que la mayoría de los árboles necesita para ...

Matrimonios Cristianos Casados y felices – Parte 3

"GOZA DE LA VIDA CON LA MUJER QUE AMAS TODOS LOS DÍAS DE LA VIDA." (Eclesiastés 9:9) Matrimonios Cristianos - Casados y felices - Parte 3 La clave de un matrimonio feliz es el contentamiento. Cuando se nos pregunta qué hace que estemos satisfechos ...

Matrimonios Cristianos – Casados y felices – Parte 2

"GOZA DE LA VIDA CON LA MUJER QUE AMAS TODOS LOS DÍAS DE LA VIDA." (Eclesiastés 9:9) Matrimonios Cristianos - Casados y felices - Parte 2 Para estar casado y feliz, tienes que entender: Primero, que el amor es una decisión, no una sensación. El ...

Vivir libres de temor. Parte 1

Vivir libres de temor. Primera parte "...MI SIERVO ERES TÚ; TE ESCOGÍ..." (Isaías 41:9) ¿Nunca te has preguntado qué hacen los domadores de elefantes para controlar a un animal de cinco toneladas de peso y conseguir que no se escape? Lo logran co...

Sálga de la sombra del pecado

Sálga de la sombra del pecado El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. – Juan 1:29 Jesús vino a quitar el pecado. ¿Se da cuenta usted de lo que eso significa? Quiere deci...

Devocional Diario – Dos Maneras de Morir

Morir en sus pecados es el único destino para aquellos que rehúsan la salvación ofrecida. Tendrán que presentarse ante Dios para hacerse responsables de sus faltas e incredulidad. La Biblia declara “que la ira de Dios” está sobre aquel que no cree en el Hijo de Dios. También dice que “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). La sentencia de este juicio es la separación definitiva de Dios, en el lugar de eterna desdicha: el infierno. Sin embargo, a cada uno se ofrece la solución: el perdón de Dios para aquel que se arrepiente y cree en Jesucristo.