ESCRITURA BÍBLICA SOBRE EL DAR:

Hechos 20:35: “Y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

TESORO BÍBLICO:

La infelicidad procede de los espejos. La felicidad procede de las ventanas. Si usted quiere ser miserable, entonces piense en sí mismo primero:

lo que usted quiere, lo que la gente está diciendo de usted, lo que usted debió haber hecho para sí mismo, cuán deprimido se siente, cuán bien se siente. Simplemente enfóquese en sí mismo.

¿Ya se siente mejor? Si es así, algo anda mal.

El egoísmo y la felicidad no van tomados de la mano. Si usted piensa que es mejor recibir que dar, nunca será feliz. Nunca experimentará la bendición de dar que Jesús enseñó.

PUNTO DE ACCIÓN:

Cierre y presione su puño con fuerza por lo menos un minuto. Ahora relájese. ¿Qué se siente mejor? Imagine ahora que su espíritu está tenso y cómo eso reducirá la obra de Dios en su vida.

por: ADRIAN ROGERS.

Devocionales Cristianos