Devocionales Cristianos – Ser cristiano es compartir con los hermanos



Demos gracias al Señor porque Él es bueno, porque su amor es eterno. En mi angustia llamé al Señor, me escuchó y me dio libertad [Salmo 118,1.5]

Jesús vino a unirnos como hermanos; la Escritura nos recuerda que hemos de vivir unidos en torno a Cristo [Hechos 2,42 – 47], no sólo para escuchar, meditar y poner en práctica aquello que Él nos hable para instruirnos, sino que hemos de permitirle al Espíritu Santo que vaya encarnando en nosotros la Palabra, de tal forma que unidos a Cristo seamos en Él el Evangelio viviente del Padre en medio de nuestros hermanos.

Los que profesamos la misma fe en el Señor no podemos vivir divididos. Si Cristo no nos une nosotros mismos lo estaremos despedazando, y estaremos confundiendo al mundo de tal forma que en lugar de caminar en el amor fraterno viviremos destruyéndonos unos a otros. Si realmente somos de Cristo y el Espíritu Santo nos va configurando cada vez más a Él, entonces hemos de pasar haciendo el bien a todos.

Si cerramos los ojos ante las miserias de nuestros hermanos, no podemos llamar Padre a Dios. Orar a Dios es todo un compromiso de amor fiel a Él, pues no sólo le pedimos que nos ayude, sino que oramos para ser fortalecidos de tal manera que en verdad lleguemos a ser sus testigos en el mundo.

Si en verdad queremos ser constructores de un mundo renovado en Cristo, seamos los primeros en vivir fraternalmente unidos, de tal forma que viendo los demás nuestras buenas obras, que en verdad vivimos en la paz y en la alegría que proceden del amor, también ellos se unan a nosotros para glorificar a Dios como Padre desde una comunidad realmente de hermanos