Estudios Bíblicos – David Yonggi Cho

Jehová Jireh significa: El que provee.

Dios ha preparado todo para aquellos a los que ha llamado.

El preparó el Edén para Adán y Eva. Dios proveyó el cordero para que Abraham, no matase a su hijo. El Misionero de China Neyi no tenia ningún recurso para hacer la obra. Pero leyó y oró y vio en Juan 15 que Jesús es la vid y nosotros los pámpanos. El creyó en esas palabras y entregó todo en manos del Señor creyendo que el estaba preparando lo que necesitaba. Y tuvo gran paz. Después de eso Dios le envió todo lo que necesitaba para hacer la obra cada vez que oraba. Antes de eso pasó por mucho estrés. Nosotros debemos tener paz.

Es un gran estrés querer hacer la obra de Dios. Si creemos que el ha preparado todas las cosas para los que le aman tendremos y haremos grandes cosas.

Dios preparó todo para Israel en el camino a Canaán.

Ellos no podían preparar nada de lo que necesitaban para ir allá. Ellos fueron atrapados por el ejército de Egipto y clamaron a Moisés y vieron que Dios ya lo había preparado todo debajo del mar rojo. Le dijo a Moisés que dividiera el mar Rojo. Pero nadie sabia que el ya había preparado el mar para que eso ocurriera. Poco después de entrar en el desierto no tenían agua. Al final encontraron un manantial y lo tomaron pero las aguas eran amargas y empezaron a vomitar. Ellos pensaron que fracasaron, pero ya Dios tenía preparada una planta que al tirarla dentro endulzó el agua e hizo que pudieran beberla a guato. Pero en el desierto no se podía sembrar, no había nada que comer, pero Dios ya había preparado en el cielo una comida para ellos e hizo que cayera mana del cielo. Dios hace lo mismo con nosotros. ¿Acaso hay un padre que vea pasar hambre a sus hijosí ¡No! El provee también para nosotros el pan de cada día. Por eso la palabra dice que no nos preocupemos por que comer, o que beber, o que vestir porque los gentiles son los que buscan todas esas cosas, pero que busquemos el reino de Dios y su justicia y todo eso se nos añadirá. Porque vuestro Padre que esta en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Cuando quisieron comer carne les mandó codornices y comieron, cuando tenían sed, Moisés reunió al pueblo y con Aron fuero a una roca y la golpeó con su vara y de ella salió agua de la roca. La ciencia explica que eso fue un acto natural, pero no importa cómo, sino que Dios nos demostró provee a todo el que le sigue lo que necesita, use la manera que use. Eso es lo importante. Israel salió de Egipto de la esclavitud para ir a su Canaán, nosotros salimos del pecado, de las manos del diablo, y pasamos por el mundo que es como el desierto camino a nuestro Canaán que es el cielo. Y como Dios preparó todo para el pueblo de Israel, así lo hace para nosotros que somos el Israel espiritual.

Dios preparó el camino para ir al cielo.

No podemos ir al cielo por nuestras fuerzas. La ley dice que somos pecadores, que debemos ser condenados e ir al infierno. Pero Dios preparó el camino que nos lleva a el. El cordero de Dios vino hace dos mil años y derramó su sangre en la cruz, muriendo por nosotros y eso nos limpió de toda culpa. Dios preparó la sangre de Jesús. Y gracias a ella somos declarados justos, desapareció toda condenación, y podemos entrar al cielo. (Ro. 8:1-2) El diablo cierra el camino y nos acusa diciendo: ¡uno como tú no puede ir al cielo! le dice a Dios: Este no puede ir al cielo y le muestra todos los pecados que cometimos. Nos sentimos mal cuando nos acusa, pero Dios le dice: Sí, esta persona pecó, pero aquí esta la sangre de Jesús que pagó el precio por el, ya no puedes acusarla. Entonces cierra la boca. Apoc. 12:10. porque sabe que ya ha sido todo redimido y perdonado en la cruz. El enemigo viene por un camino, pero cuando le mostramos la sangre de Jesús sale huyendo por siete. Y si el diablo ya no puede acusarnos, tampoco debemos hacerlo entre nosotros. Jesús dijo que el que no tiene pecados que tire la primera piedra. Así que debemos orar los unos por los otros y cubrirnos con la sangre de Jesús. Hay personas que preguntan que debemos hacer con la acusación de la conciencia.

Cuando se esta solo, no nos acusa tanto, pero cuando estamos a la luz de Dios, nos dice quienes fuimos. Dios ya se ha olvidado de todos nuestros pecados, además su palabra dice que si confesamos nuestros pecados, el es fiel para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad. La sangre de Jesús ya fue preparada de ante mano para sanar nuestras conciencias. Efesios 2:8 dice: Que por gracia somos salvos y no por obras para que nadie se gloria y que no es don nuestro, sino de Dios. Si venimos a Jesús, su gracia nuestras conciencias de toda acusación. Ro. 8:33-34. Dice; ¿Quien acusara a los escogidos de Diosí Por lo tanto Dios ya preparó de ante mano la sangre de Jesús para sanar nuestras conciencias. Luego nos acusa diciendo que no hay camino para ir al cielo, pero Jesús le responde que el es el camino. Yo di mi sangre y mi vida por ti, Dios me preparó para ti. Debemos dar gracias a Dios cada día por abrirnos ese camino. El cielo, los ángeles nos preguntarán ¿por qué camino has venido? y le podemos decir: Jesús es mi camino, su muerte es mi muerte, su resurrección es mi resurrección, su ascensión es la mía por eso vine por ese camino. Gálatas 2,16 dice que somos justos por la fe en Cristo, no por obras. Efesios 2:8 dice que no es por obras, para que nadie se glorié. Por eso, aunque el hombre no tenga camino por donde ir al cielo, el Señor abrió uno que es Jesús; y lo preparó de antemano.

Entonces, el Señor ya preparó el camino para ir al cielo. Nos redimió de la condenación, tapó la boca del diablo, hizo que seamos sanados de toda acusación de la conciencia.

Nadie puede cerrarnos el camino que va al cielo, si aceptamos a Jesús como nuestro salvador. Podemos ir a él con toda seguridad. Además no debemos preocuparnos por construir otra casa. Jesús dijo a los discípulos en Juan 14:1-3 No se turbe vuestro corazón ni tengáis miedo, creed en Dios, creed también en mi; en al casa de mi padre muchas moradas hay; si así no fue yo os lo hubiera dicho: Voy pues a preparar lugar para vosotros, y si me fuere vendré otra vez, para que donde yo esté podías estar.

Dios preparó todas las cosas buenas de ante mano.

El lo preparó porque quiere estar con nosotros. Tanto nos amó que se hizo nuestro Señor, nuestro hermano, nuestro esposo, nuestro salvador, el es nuestra morada e hizo que podamos ir a vivir al cielo. Si nuestra morada terrenal se deshiciere tenemos en el cielo una casa eterna, no hecha a mano, creada pro Dios. Por eso Pablo dijo que era mejor partir y estar en el cielo. También preparó todo de ante mano para que podamos vivir en la tierra. En 1° de Cor. 2:9 dice: Cosas que ojos no vio, ni oído oyó, ni han subido a corazón de hombre son las cosas que Dios ha preparado para los que le temen. Dios ha preparado de ante mano cosas asombrosas muestras vivamos aquí en la tierra. Jehová Jireh significa el que provee.

Mientras caminemos por esta tierra, así sea un desierto; Dios ha preparado todo para que podamos caminar en el. El preparó todo para Israel en el desierto, y mucha más para nosotros que somos el Israel espiritual. Por ello tenemos que pensar mientras andemos por este mundo que Dios ha preparado ya todo para suplir nuestras necesidades. Debemos vivir soñando, creyendo, y confesando que el ya ha preparado lo que necesitamos para resolver todo problema. Mateo 6:31-33 dice: No os afanéis diciendo: ¿Que comeremosí o ¿que beberemosí o ¿que vestiremosí porque todas esas cosas piden los gentiles; y vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas, mas buscad primero el reino de Dios y todas las demás cosas os serán añadidas. Si vivimos camino al cielo Dios nos dará todo lo que necesitamos para llegar allá. Si nos dio el cielo, ¿Qué es lo que nos va a negar? Si nos dio a Jesucristo, ¿no nos va a dar lo que necesitamos cuando se lo pedimosí Yo, cuando estaba en la primera iglesia, experimente un gran milagro. Mi madre me avisó que vendría de Pusan. Tenía que atenderla por su venida, pero no tenia ni arroz. Ore muy angustiado a Dios y le pregunté que hacer.

Yo te sirvo y te sigo, ¡no dejes que sea avergonzado!; Ese día vino un hermano a predicar e hice la interpretación, pero estaba totalmente desconcentrado pensando en el dinero. Luego partí a la estación para recoger a mi madre. Angustiado metí la mano en el bolsillo para ver si había algo de casualidad, y había un sobre, Dentro había dinero, bastante para recibir a mi madre, atenderla y comprarle para su pasaje de vuelta.

Pensé de todas formas y nadie lo pudo poner allí. Creo que fue un ángel. Y pude atenderla muy bien. Dios tiene preparado todo lo que necesitamos para la vida diaria, Si dependemos de el y le pedimos, el hace milagros.

También tiene preparado la solución para nuestros problemas más íntimos, matrimoniales, familiares, del trabajo, de los hijos porque no hay quien no tenga problemas. En Jeremías 33:3 dice que clamemos a el y que nos enseñare cosas grandes y ocultas que no conocemos. Ansiedad, angustia, desesperación, y frustraciones clavan nuestros corazones, pero Dios nos muestra cosas que no hemos ni imaginado. Salmo 55:22 Dice: Encomienda a Jehová tu camino y espera en él, y él hará. Así que clamemos porque el ya tiene la solución. El pastor Yorg Miullo que recibió 50 mil respuestas a sus oraciones dice: El poder de Jesucristo se ve en nuestras debilidades.

Cuanto más débiles somos, más se manifiesta el Señor. Si estamos mal debemos orar más, creer más, tener más paciencia, y eso traerá la bendición. Cuando estamos como en un callejón sin salidas, Dios nos espera a la salida. Si caemos en un pozo y no hay como salir, Dios prepara un túnel debajo de la tierra. Su poder no tiene límites. Sólo debemos arrepentirnos de nuestros pecados, buscarle y clamarle. Otra cosa que hace el Señor es convertir las cosas malas en buenas, Si alguien ha fracasado totalmente, el hace que sea para bien. Si ponemos en sus manos el mal que nos viene, el lo convierte en bendición. Entonces las cosas pueden verse muy mal a nuestros ojos humanos pero Dios sabe lo que esta haciendo. Y al final veremos que era para nuestra bendición. Romanos 8:28 dice: Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios y son llamados con un propósito. Así que no desmayemos durante los problemas, sino esperemos el buen resultado que el nos dará al final. Una misionera en África se enfermó gravemente y no había medicinas. Para colmo no le llegaba el sueldo. Además en África sólo había para comer. Ella comió sopa de brote de soja por 30 días y se curó totalmente. Al volver a Europa testificó contando lo que le pasó. Un médico la inspeccionó y le dijo: Tiene mucha suerte. Si hubiera tenido dinero y hubiera comido otra cosa que no fuera esa sopa había muerto. Si hubiera comido algo grasiento moría al instante pro eso Dios permitió que no le envíen su sueldo. Así todas las cosas ayudan a bien. En 1812 hubo un gran incendio en India. Wuiliams Keria y sus compañeros perdieron todo el trabajo de traducción de la biblia que estaban haciendo. El quedó desesperado y frustrado. Pero ellos le dijeron al Señor: Estamos seguros que esto será para bien así que te agradecemos. ¡Todo el trabajo de años se ha quemado! pero creemos que tú vas a cambiar esta desgracia para bien. Ellos contaron en Inglaterra lo ocurrido, y el concilio de iglesias formó una comitiva para ayudarlos, proveyó dinero, pagó la publicación y todos lo necesario para hacerlo. Al final, los especialistas realizaron un trabajo más excelente y se tradujo en varios idiomas. Y pudieron evangelizar hasta China. Gracias a lo que ocurrió tuvieron más dinero, hubo más personas trabajando para ello, se tradujo mejor, y se publicó. Entonces no debemos desilusionarnos porque Dios no nos ayuda a que las cosas salgan como queremos porque el tiene un plan más excelente que al final será para bien.

Dios dice que sus pensamientos no son nuestros pensamientos, y que ellos están más altos que los nuestros. Entonces debemos dejar todas las cosas en sus manos, porque el promete que nuestra justicia será como la luz del medio día que ira de aumento en aumento. Dios tiene preparado para nosotros de antemano todas las cosas.

Dios preparó todas las cosas para ayudarnos en la vida. Cuando somos sus hijos y vamos en sus caminos podemos salir victoriosos de todas las dificultades que aparezcan. Porque el tiene el control de nuestras vidas. Si Dios nos dio a su único Hijo ¿cómo no nos dará todas las demás cosas que necesitemosí Hoy también nos dice: No temas porque yo soy tu Dios, siempre te ayudare, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Así que si creemos en el Dios que provee todo, tendremos paz, aunque no veamos nada, aunque no oigamos anda, ni tengamos ninguna prueba o señal.

Oración:

¡Poderoso Padre Dios! ¡Tú eres Jehová Jireh! Gracias por proveernos todo. Hemos creído en tu Hijo Jesús como nuestro salvador, y tenemos dificultades en el camino, gracias porque tienes todas las respuestas y soluciones para esos momentos. Si Tu estas con nosotros, ¿quien estará en contra? Si nos diste el cielo ¿que no nos vas a dar en la tierra? Gracias por tu fidelidad, y tu bondad. Ayúdanos a que todos creamos en Jesús, a que busquemos primero tu reino y tú justicia para que nos añadas lo demás y que podamos caminar con seguridad. En el nombre de Jesús. Amen.

3 COMENTARIOS

  1. que increible es la palabra cuanto ayuda a despejar las nuves que no dejan ver el proposito que papa tiene para nosotros hoy con este devocional me fue de gran claridad en mi vida personalgracias lluvia de bendiciones

  2. gracias amigo, esta pagina y estos devocionales son de mucha bendicion para mi todos los dias. Gracias !!!! Dios te bendiga. Y Sigue adelante.

  3. Emerita Valencia

    Gracias a DIOS por estos devocionales, y porque lo tenia preparado a usted siervo Calithos con este proposito. Gracias a usted por dejarse usar por el SEÑOR.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí