bautismo-salvacion-necesario-biblia
¿Es Necesario El bautismo En Agua Para La Salvación Según La Biblia?

¿Es Necesario El bautismo En Agua Para La Salvación Según La Biblia?

El Significado Del Baustismo En La Biblia

Jesús dijo: “El que crea y sea bautizado se salvará, pero el que no crea se condenará” (Marcos 16:16), pero ¿dice o enseña este versículo que si no te bautizas no puedes ser salvo?

En primer lugar, ¿qué significa la palabra bautismo? Obviamente se refiere al bautismo en agua, y la mayoría lo toma como sumersión o ser bautizado en y bajo el agua, pero un factor importante es cómo los griegos usaban esta palabra en su lenguaje cotidiano.

Los griegos usaban la palabra “bautizar” como una forma de identificar algo. Por ejemplo, si sumergían (en griego, “baptizm?”) un paño en tinte púrpura, el paño se identificaba entonces con el color púrpura. Nunca se identificó con el agua sino con el color del tinte. Así es como se identifica ahora con, el púrpura, no con el agua.

“Tú eres mi hijo amado, y en ti tengo complacencia.” Lucas 3:22a

El Verdadero Bautizmo En Cristo Jesús

El antiguo Israel se identificó con Moisés, particularmente después del Éxodo y hasta el momento en que cruzaron a la Tierra Prometida. El Apóstol Pablo hizo una pregunta retórica, diciendo:

“¿No sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

El descender dentro y debajo del agua simboliza la muerte del viejo hombre y la salida del agua, siendo elevado a una nueva vida en Cristo, convirtiéndose en una nueva creación en Cristo (2 Cor 5:17).

Esto es básicamente lo que Pablo dice por escrito:

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?” (Rom 6:3).

Nunca nos identificamos con el agua después de nuestro bautismo, sino con Cristo, así que no es el agua lo que nos salva, sino nuestra identidad en Cristo. Por eso el Padre nos acepta, estamos en Cristo y ya no ve nuestros pecados. No a través de la sangre del Cordero de Dios.

Identificado con Dios

El apóstol Pablo se refirió al antiguo Israel y a su identificación con Moisés, escribiendo que “no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos pasaron por el mar” (1 Cor 10:1), y al hacerlo, “todos fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar” (1 Cor 10:2).

Esto significa que fueron bautizados o identificados con Moisés. Nunca se identificaron con el Mar Rojo o con el agua que hay en el, sino con Moisés.

Cuando Jesús dio a los discípulos la Gran Comisión, incluyó la orden de que bautizaran a los nuevos discípulos. Por supuesto que eso significaba el bautismo en agua, pero eso es un punto menor comparado con lo que Jesús dijo, diciendo “Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en [el griego es “en”] el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19).

No están bautizados ni identificados con el agua. El agua por sí misma no tiene valor redentor, por lo que los creyentes no se identifican nunca con el agua sino que se bautizan o se identifican con el Padre, el Hijo de Dios y el Espíritu Santo.

El Bautismo En Cristo

La Biblia muestra que Jesús mismo fue bautizado, aunque no necesitaba serlo. Lo hizo para poder cumplir con toda la justicia en todos los sentidos, pero Jesús no necesitaba arrepentirse y ser bautizado. No tenía ningún pecado del que arrepentirse, así que no fue por eso que fue bautizado.

Juan el Bautista se resistió a bautizar a Jesús porque sabía que Jesús no necesitaba arrepentirse y ser bautizado, sino que Juan pensaba que Jesús debía bautizarlo, pero Jesús le dijo que lo hiciera de todos modos (Mateo 3:13-17).

¿Podemos realmente pensar que el bautismo de Jesús selló su posición como el Mesías o el Hijo de Dios? ¡No! Él ya era Dios, así que el bautismo no cambió a Jesús. Él es Dios y no cambia (Mal 3:6; Heb 13:8).

Lo que Jesús hizo fue darnos un ejemplo y cumplir con toda la justicia (como Él dijo). Jesús estaba libre de pecado en ese momento y siempre lo ha estado ya que es Dios, así que no podemos pensar que es un requisito para ser salvos o que si no nos bautizamos no seremos salvamos. Por supuesto que debemos ser bautizados, pero no para ser sellados por Dios. Jesús dice:

“El que crea y sea bautizado será salvo” (Marcos 16:16a), pero Jesús no dijo que el que crea debe ser bautizado para ser salvo. Es muy fácil tomar este versículo y sacarlo de su contexto, y luego construir una doctrina a su alrededor, tal vez incluso una iglesia, puede sacar el texto fuera del contexto apropiado puede llevar al error. Podemos tomar un versículo fuera de contexto y crear un pretexto, y uno falso, y muchos lo han hecho con Marcos 16:16.

No podemos decir que la fecha de nuestro bautismo es la prueba de nuestra salvación. El ejército del Faraón fue bautizado en el Mar Rojo, pero no se salvaron, así que no es Jesús + Bautismo = Salvación.

Una persona no se bautiza para ser salva sino porque es salvo, obedece el mandato de ser bautizado, pero un mandato obedecido no concede la vida eterna. Eso sólo viene a través de Jesucristo (Juan 6:44; Hechos 4:12; Ef 2:8-9).

Muchos mencionan con razón que el ladrón de la cruz se salvó y no fue bautizado, pero que esto fue antes de la muerte de Jesús y fue una dispensación diferente o algo así. No puedo estar de acuerdo con eso. El bautismo no salva, sólo Jesús salva, pero los salvos obedecen y son bautizados. Creen y son bautizados, pero no se bautizan para creer, es por que son obedientes.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí