¿Qué Hacer Cuando Alguien Quiere Del Pastor Una “Predicación Profunda”?

¿Qué hay realmente detrás de la petición de alguien que te dice que “profundices”?

Aquí hay algunas cosas que si predicas regularmente, escucharás al menos una vez en tu vida:

  • Me encanta que prediques profundamente.
  • Dejé mi última iglesia porque la predicación no era lo suficientemente profunda.
  • Estoy tan contento de que prediques la palabra (Biblia) en esta iglesia.
  • No me gustan tus predicas porque son demasiado actuales.
  • Dejo tu iglesia porque no eres profundo en tus ministraciones (tal vez alguien te dijo esto ayer).

La predicación profunda es un blanco móvil, por una simple razón: La predicación profunda toma diferentes significados para diferentes personas.

Normalmente es una persona de la iglesia que quiere una predicación profunda y lo que a menudo quieren decir es: “Quiero una predicación que me haga pensar”. O, “Quiero una predicación que me llene”. A menudo, la persona que pide una predicación más profunda es en realidad un cristiano inmaduro que no quiere leer su biblia por sí mismo. No siempre esto es verdad, pero he encontrado que eso es como un hilo conductor.

Alguien me dijo hace un tiempo atrás, “Predicas demasiados tópicos para mi gusto”.

Si alguna vez has dicho eso o pensado eso sobre un pastor, aquí hay algo que debes tener en cuenta: todo predicador predica mensajes de actualidad.

La predicación temática es simplemente predicar sobre un tema. Un buen predicador, mira un texto, lo estudia, ora, discierne lo que cree que el autor está diciendo, lo que su iglesia necesita oír de este texto y luego predica sobre él. Ahora, algunos predicadores simplemente deciden sobre un tema y buscan un pasaje que diga lo que quieren que diga. Eso no es una buena predicación y no siempre es lo que es la predicación tópica, aunque para la gente que tiene un menosprecio por la predicación tópica, esto es de lo que están hablando.

“Predicación profunda” para mí es cuando el predicador es perezoso y no hace su trabajo. Si un pastor no es cuidadoso, en un esfuerzo por ser profundo, sus sermones serán simplemente un bloque de información en la mente. Se paran y predican una conferencia en un seminario o citan un montón de comentarios o hablan de gente que está muerta.

Eso no es predicar.

Recuerdo haber hecho un taller de predicación con algunos predicadores más jóvenes y uno de los predicadores no dio ninguna aplicación en su sermón. Cuando le pregunté sobre ello dijo que quería predicar un sermón profundo y que “el Espíritu Santo aplicará lo que acaba de predicar”. Aunque creo plenamente que el Espíritu Santo trae la convicción y el cambio a través de un sermón, esto es simplemente ser perezoso. Si ese es su punto de vista de la predicación, ¿por qué está predicando? ¿Por qué no sólo leer un texto y luego se sienta y “deja que el Espíritu Santo haga su trabajo”? O mejor aún, ni siquiera necesitamos un predicador, sólo que la gente lea un pasaje en silencio y luego escuche al Espíritu Santo.

Eso sería ridículo.

Romanos 10:14 nos dice que necesitamos predicar. Necesitamos predicadores que hagan el trabajo duro de estudiar, orar, confesar su pecado y aplicar el texto a su congregación.

Esto significa, que predicarán sobre un pasaje y no predicarán todo en el pasaje.

Esto está bien, pero es difícil de manejar para los predicadores más jóvenes.

Sientes que estás fallando o que no eres bíblico. No es así. Hay veces en las que llegas a un texto y algo salta para tu iglesia, pero si predicaras ese pasaje en un año, podrías enfatizar una parte diferente del texto. ¿Son ambos correctos y bíblicos? Siempre y cuando digas lo que el autor dijo, sí.

También significa que editas constantementetu sermón. Dedicas más tiempo a una idea que a otra. Todos los predicadores hacen esto, aunque los cristianos que buscan “Predicación profunda” no creen que lo hagas. Si no ocurriera, cada pastor simplemente predicaría un versículo cada semana o una palabra sólo para predicar todo el texto.

La edición de tu sermón es algo que separa un buen sermón de un gran sermón.

Es llegar a lo más importante del texto para que su iglesia lo escuche en esa predicación.

No necesitamos más “predicación profunda” en nuestras iglesias. Necesitamos más predicadores que hagan el trabajo duro durante la semana para que cuando prediquen, se enfoquen con láser en el corazón, para que veamos la transformación que anhelamos en nuestras iglesias y en nuestra sociedad.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte