Como-proteger-la-fuente-de-agua-viva-biblia
¿Cómo Proteger La Fuente De La Vida Según La Biblia?

¿Cómo Cuidar El Corazón de Los Asuntos de La Vida?

Si el corazón y la mente de un hombre están llenos constantemente de malos pensamientos, lujurias, deseos carnales y cosas perversas, será un creyente débil y siempre será derrotado por el mal.

Por otra parte, si el corazón y la mente de un hombre están llenos de buenos pensamientos—la Palabra de Dios, fe, y el poder del Espíritu Santo—será fuerte y siempre será victorioso sobre cualquier circunstancia.

Debido a que el corazón es el centro de la vida del hombre, la parte más intima del ser de donde proceden todos los asuntos de la vida, es sumamente importante que hagas todos los esfuerzos posibles para protegerlo constantemente del enemigo.

Advertencia: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23 Biblia Reina Valera)Algunas traducciones dicen: La fuente de la vida. Nota que la fuente es una herramienta, no es el agua viva, la fuente es el canal por la cual fluye el agua viva, que es la palabra de Dios.

Por esta razón tu corazón y tu mente son el punto central de los ataques del maligno. En este terrero debes pelear y ganar cada batalla. Las batallas diarias no son contra sangre ni carne. En esta batalla no luchas con habilidades mentales, actitud positiva, conocimientos, técnicas psicológicas. Es una lucha espiritual en tu mente que afecta directamente tu corazón. Esta batalla solo puedes pelearla y ganarla por el poder del Espíritu Santo de Dios.

Cuando Israel estaba a punto de pasar a su destino debido por primera vez, lo que impidió que entraran a su Tierra Prometida fue él ataca de satanás contra sus mentes. En vez de hacer caso a los buenos reportes de Josué y Caleb, ellos decidieron creer los malos reportes sobre la tierra.

Israel perdió la batalla en sus mentes y corazones. Ellos pensaron sobre lo que escucharon, se desanimaron y dejaron que el temor los paralice. El resultado final fue que desobedecieron a Dios, perdieron su destino divino y regresaron al desierto a morir por su incredulidad.

Pero no debes seguir los pasos de Israel, porque tú vas saliendo del desierto. Por medio de Cristo, estás renovando tu mente—el punto central de los ataques de Satanás. No estarás desanimado, ni regresarás a tu antigua vida. No morirás en el desierto.

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí